Banda ancha: en el país, más lenta y cara