Berlín, capital del espionaje