Bruno Mars hizo delirar a 50.000 fans

El estadounidense fue la gran estrella de la Fiesta de la P, en la que también se presentó Babasónicos
(0)
22 de enero de 2012  

MAR DEL PLATA (De nuestro corresponsal).- Ellas eran mayoría en esa hilera humana que nacía en la ruta 11 y llegaba hasta la playa, donde la multitud esperaba y crecía. Marchaban con sus lentes de colores y la cámara de fotos o el celular listos para eternizar una tarde inolvidable. Primero, con Babasónicos, que encendió el show. Y luego, por fin, con un Bruno Mars, que, en su primera escala en la Argentina, conoció rápidamente y en su mejor dimensión lo que despierta entre miles de fanáticas que ayer disfrutaron de su presentación en las arenas del Sur. El "¡¡Te amooo, Bruno!!" se repitió entre chicas que no pararon de gritar. Parecía una monumental reunión de quinceañeras que deliraron apenas su ídolo salió a escena. Y saltaron, y gritaron, y bailaron, y sacaron fotos? Ellas, a su manera, vivieron la tarde de sus sueños.

La combinación de figuras que logró esta edición de la Fiesta de la P, que la firma Personal puso en escena en el parador Mute, logró así uno de los marcos más espectaculares que se hayan visto en la serie de recitales que desarrollaron este verano en esta ciudad, todos con acceso libre y gratuito. Según los organizadores, siguieron el show unas 50.000 personas. El día nublado y con buena temperatura, poco apetecible para la playa, hizo de esta propuesta musical un programa perfecto.

El público se repartió sobre la arena y las ubicaciones se dirimieron según las pasiones. Los primeros, con todo el merchandising de sus ídolos, llegaron antes de que comenzaran a sonar los Zolvein Vixon. Al frente, en primera fila, esas adolescentes que no pararon de sacudirse desde que Mars abrió el show con "The lazy song". "Marry me", se leía en la remera que llevaba una de ellas para destacar uno de los éxitos de Mars, pero que también esconde un sueño compartido entre tantas enamoradas de este estadounidense de 26 años y sonrisa permanente.

Más atrás, cada vez más al fondo, a medida que llegaba más gente, se ubicaron como podían los que querían ver no tanto a las figuras sino un espectáculo musical.

"Me traje a Joel, que se sabe todas las letras de Babasónicos", contó Florencia, una porteña que bailó a la par de su hijo de 9 años.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.