Martes visuales. Buenos Aires, entre los piquetes y el arte