Seis días después del comienzo del verano. Buenos Aires soportó un calor récord