Buscan una familia para seis hermanos cordobeses

El juez de la causa quiere evitar la separación de los chicos
(0)
3 de mayo de 2003  

CORDOBA.- Seis hermanitos de entre 5 y 11 años esperan desde hace meses ser adoptados por una familia con posibilidades de acogerlos a todos juntos.

Son cuatro varones y dos nenas, que fueron declarados en estado de abandono por la justicia de menores de la ciudad de Arroyito -situada a 100 kilómetros de esta capital- y que, desde hace dos años y medio, viven en un hogar de menores de esa localidad, cuidados por un grupo de mujeres que "para ellos son como sus madres" y atendidos por un equipo de trabajadoras sociales y psicólogas.

El titular del Juzgado Civil, Comercial, Control, Familia, Menores y Faltas de Arroyito, José Luis García Sagués, a cargo de la causa, pretende mantener a los seis hermanos unidos "para preservar el vínculo" y evitarles el dolor de una nueva separación.

Aunque el magistrado admite que es muy difícil encontrar una familia capaz de albergar a tantos niños, tiene la ilusión de encontrarles un hogar que les permita crecer juntos.

Carta de lectores

Por eso, el juez decidió enviar una carta de lectores a los medios de comunicación locales para convocar a aquellas familias que pudieran estar interesadas en recibir a los seis hermanos.

Sin embargo, en el Registro Unico de Adoptantes de la provincia no hay, hasta el momento, padres interesados en adoptar esa cantidad de niños, ni tampoco de esas edades.

"Sólo le puedo decir que mi intención es mantenerlos unidos, todos en una misma familia", se limitó a decir García Sagués en un breve diálogo con LA NACION, en el que reiteró su decisión de "preservar la identidad de los niños".

Ante la repercusión que tuvo el caso desde la publicación de la carta de lectores, la prioridad del juez es evitar que los niños lleguen a ser identificados a partir de los datos que difunden los medios de prensa.

Incluso, pidió a LA NACION que se abstuviera de dar a conocer algunas precisiones acerca de las penosas condiciones que soportaron los niños cuando vivían con sus padres biológicos, así como respecto de los motivos que derivaron en la revocatoria de la patria potestad.

Para resguardar la identidad de los hermanos, apenas puede mencionarse que los pequeños tienen otros hermanos -algunos ya fueron entregados en adopción- y que sus padres son oriundos de Arroyito.

También trascendió que, antes de perder la tenencia de los seis chicos, la pareja "tuvo varias oportunidades".

En el caso de que resulte imposible concretar una adopción múltiple de esas características, García Sagués explicó que si los chicos tienen que separarse en varios hogares, se procurará que los seis hermanos sigan manteniendo un contacto permanente.

Ajenos a las intensas tratativas del juez por conseguirles una familia, los niños viven en el Centro de Ayuda Social Arroyito (CASA), que actualmente alberga a ocho chicos en total, y llevan la misma vida que en un hogar común: van a la escuela, juegan con otros chicos, hacen deportes y festejan sus cumpleaños.

Buena salud

Según una de las mujeres que tiene un trato cotidiano con los chicos, y que pidió no ser identificada, "ellos están perfectamente bien de salud e integrados con el medio en que viven".

CASA es un hogar de tránsito para chicos que esperan ser adoptados. Además del financiamiento estatal, recibe aportes de un grupo de vecinos de esa pujante localidad del departamento San Justo.

Los ocho niños que viven en CASA se distribuyen en dos dormitorios y cuentan con todas las comodidades para desarrollar una vida normal.

En algún momento, el lugar albergó a 14 menores.

Las familias interesadas en adoptar a los seis hermanos deben presentarse en la sede del juzgado de Arroyito, ubicado en la calle Belgrano 902, de lunes a viernes, de 8 a 13. También pueden llamar por medio de los teléfonos (03576) 422009/421420.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.