Otra consecuencia de la inseguridad: cambios de hábitos para evitar robos y secuestros. Cada vez circulan más autos blindados