Una tendencia que crece con la inseguridad: un mercado de ejecutivos, diplomáticos y empresarios. Cada vez hay más autos blindados