Cáncer de cuello uterino: resultados "promisorios" de un test más accesible

Fabiola Czubaj
(0)
7 de noviembre de 2019  • 14:15

Con una muestra de orina o un hisopado vaginal que las mujeres podrían hacer en sus casas, en los próximos años se podrían detectar lesiones precancerosas de cuello uterino asociadas con el virus del papiloma humano (VPH).

Los resultados de este test desarrollado en un laboratorio de la Universidad Queen Mary de Londres son promisorios, pero aún preliminares como para anticipar que podría reemplazar al Papanicolaou.

El equipo de Belinda Nedjai, que dirige el Laboratorio de Epidemiología Molecular del Instituto Wolfson de Medicina Preventiva de la universidad británica, está trabajando en una prueba más accesible para determinar qué mujeres tienen riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino, que es el cuarto cáncer femenino más común en el mundo y tercero en nuestro país.

Cambios químicos

Los investigadores lograron dar con una prueba que indica cambios químicos de ADN que se pueden detectar en orina o fluidos vaginales y que están asociados con los cuatro de los tipos del VPH que causan la mayor cantidad de casos de cáncer de cuello uterino (VPH 16, VPH18, VPH31 y VPH33) y un gen (EPB41L3).

El resultado es un puntaje que equivale al nivel de riesgo individual. A mayor valor, mayor posibilidad de que exista una lesión precancerosa.

Esta semana, Nedjai presentó en Glasgow los resultados del estudio que lideró Jack Cuzick, director del Instituto Wolfson, con el test S5 en una primera cohorte de 620 mujeres que aceptaron tomar sus muestras y entregarlas para su análisis en el laboratorio.

Todas las participantes habían sido derivadas a la Clínica de Colposcopía del Hospital Real de Londres para una segunda evaluación luego de un Papanicolaou anormal o un resultado positivo para el VPH. Las 620 entregaron muestras del hisopado vaginal, pero a 503 también se les solicitó una muestra de orina. Los investigadores obtuvieron el ADN de las muestras y lo analizaron en el laboratorio que dirige Nedjai para obtener el puntaje de riesgo.

"El clasificador S5, con o sin una prueba de VPH, funcionó bien tanto con las muestras de orina como las vaginales", comentó Nedjai a través de un comunicado que difundió la Universidad Queen Mary a propósito de la presentación en Glasgow durante la Conferencia 2019 del Instituto Nacional de Investigación del Cáncer (NCRI, por su nombre en inglés).

Y agregó que la prueba en estado experimental "distinguió entre las mujeres sin lesiones precancerosas y con lesiones de grado CIN3 o mayor".

Crecimiento de células

El crecimiento anormal de células precursoras en el tejido del cuello uterino puede avanzar al cáncer y se divide, de acuerdo con el riesgo de que eso suceda, en tres estadios: CIN1, CIN2 y CIN3. Para el equipo, los resultados indican que el test podría ser, en el futuro, un método de screening viable y más popular que las pesquisas disponibles.

Pero, para eso, según anticipó Nedjai, habría que repetir el estudio en una cohorte de por lo menos 10.000 mujeres antes de que el sistema de salud pública de Reino Unido dedica incorporarlo en sus recomendaciones para las mujeres de entre 25 y 64 años.

En nuestro país, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional del Cáncer (INC), el año pasado se detectaron 4484 casos. Es, por su frecuencia, el tercer cáncer femenino más común, después del de mama y colon/recto.

Ante la consulta de LA NACION sobre el test S5, desde el Programa Nacional de Prevención de Cáncer de Cuello Uterino del INC explicaron que se trata de una prueba "en etapas muy preliminares", con una efectividad "aún incierta". Y agregaron: "Aunque promisoria, todavía está limitada al laboratorio. Habría que esperar los cinco años que requiere el estudio para poder sacar una conclusión. No detecta el VPH, sino un clasificador de metilación que predice lesiones. Es un ensayo, no un programa nacional de screening".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.