Un convenio entre la Fundación OSDE y el Instituto Nacional del Cáncer busca concientizar a la comunidad médica y a la población sobre pautas de prevención
Un convenio entre la Fundación OSDE y el Instituto Nacional del Cáncer busca concientizar a la comunidad médica y a la población sobre pautas de prevención
(0)
19 de junio de 2019  • 00:00

El cáncer es la segunda causa de muerte en la Argentina. Con 105 defunciones sobre cien mil habitantes, nuestra tasa de mortalidad por esta enfermedad es considerada media-alta. La buena noticia es que muchas de esas muertes se pueden evitar. ¿Cómo? Con difusión de pautas de prevención, tanto entre la comunidad médica como entre la población. Y con ese objetivo de acercar información a todos los rincones del país es que recientemente se firmó un convenio entre el Instituto Nacional del Cáncer y la Fundación OSDE.

"Cáncer. Pautas para prevenir y detectar tempranamente"

01:38
Video

"OSDE es la primera obra social y prepaga del país que prestó su disponibilidad a adherir a las políticas públicas en materia de cáncer delineadas por el Instituto Nacional del Cáncer", aseguró la médica oncóloga y directora del organismo estatal Julia Ismael. Lo hizo en el marco de una conferencia que contó con la participación de distintos especialistas en la materia y que fue, además, transmitida en vivo a todas las filiales de OSDE del país. Esta jornada fue la primera actividad organizada conjuntamente por ambas entidades como fruto del flamante acuerdo.

"Entablamos esta relación con el Instituto Nacional del Cáncer porque nuestra función como Fundación no es solamente trabajar para nuestros afiliados, sino para la comunidad en general. Estas charlas son una manera de formar a nuestros médicos, pero también de divulgar los lineamientos del Instituto Nacional del Cáncer para reducir la mortalidad", explicó Héctor Pérez, presidente de Fundación OSDE. Desde la entidad confían en que este convenio será replicado por otras instituciones de salud de modo de lograr una mejor articulación de todo el sistema de salud.

Cánceres de alta prevalencia

La charla se enfocó principalmente en tres tipos de cáncer: cáncer de mama, cáncer cervicouterino y cáncer colorrectal. Los tres tienen un programa propio dentro de la estructura del Instituto Nacional de Cáncer por su alta prevalencia, esto es la proporción de individuos de la población con riesgo de contraer alguno de ellos. "Estas tres líneas que tiene el Instituto Nacional del Cáncer para nosotros también son fundamentales porque son los tumores más prevalentes, y al ser los tumores más prevalentes y tener distintas facetas para ser tenidas en cuenta a la hora de la prevención y de un diagnóstico precoz, nos pareció importante seguir los lineamientos del Instituto", agregó Pérez.

El cáncer cervicouterino, por ejemplo, es el tercer cáncer más diagnosticado entre las mujeres, a pesar de que podría prevenirse casi por completo. Se estima que cada año se diagnostican en la Argentina alrededor de 4500 casos nuevos y que 2000 mujeres mueren a causa de esta enfermedad. Hoy, uno de los desafíos es concientizar a la comunidad médica y a las autoridades provinciales para que implementen el test del VPH, una tecnología clave que permite identificar a las mujeres de alto riesgo oncogénico. "A diferencia del PAP, el test de VPH tiene altísima sensibilidad (cercana al 95 por ciento) y nos permite espaciar el intervalo del tamizaje a 5 años. Hoy se practica en siete provincias y en varios distritos bonaerenses, pero el desafío es implementarlo de manera nacional", contó Luciana Prozzillo, médica especialista en ginecología oncológica y parte del equipo del Programa Nacional de Cáncer Cervicouterino.

El cáncer de mama, por su parte, es la primera causa de muerte por tumores en mujeres. Anualmente, siempre según cifras del Instituto Nacional del Cáncer, se producen 5600 muertes y se estima que se producen 19 mil nuevos casos por año. "Para disminuir la mortalidad de esta enfermedad es fundamental la consulta médica y las pruebas de tamizaje, que permiten detectar la enfermedad cuando es asintomática. Cuanto más temprano se detecta, las chances de curación son más elevadas. La prueba de tamizaje ideal para la población de riesgo normal es la mamografía. Y es fundamental que las mujeres conozcan cuáles son los síntomas precoces de esta enfermedad, como por ejemplo sentir un bulto en la mama o en la axila, algún derrame por el pezón o cambios en la coloración", sintetizó Alejandro Di Sibio, médico mastólogo del Programa Nacional de Cáncer de Mama.

Por último, en la jornada organizada por Fundación OSDE también se habló del cáncer colorrectal, el segundo más frecuente en el país con más de 13 nuevos casos por año y más de 7 mil muertes. Aquí los test recomendados son la prueba inmunoquímica de materia fecal y la videocolonoscopía. "La prevención primaria pasa por el estilo de vida: el sedentarismo, la obesidad y una dieta rica en carnes son predisponentes. Y en prevención secundaria lo trascendente es llegar temprano a encontrar pólipos en el intestino. Entre ellos y el desarrollo del cáncer hay unos 10 a 15 años, un tiempo suficiente para poder detectarlo", comentó Raúl Matano, coordinador del Programa Nacional de Prevención y Detección del Cáncer Colorrectal.

Fundación OSDE y el Instituto Nacional del Cáncer seguirán trabajando de manera conjunta para ampliar la difusión de estas pautas, ya sea a través de charlas como de distintas actividades que tienen como objetivo llegar a toda la comunidad para poder así reducir los índices de mortalidad de estas enfermedades.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.