Capitán, el perro que siguió a su dueño hasta el cementerio