"Caramell y Beara tenían los mismos dueños"