Caritas Internacional gestiona ayuda

Su presidente, el arzobispo libanés Fouad El-Hage, visitó las zonas inundadas El máximo representante de la entidad gestionará ante las sedes nacionales el envío de 800.000 dólares En su recorrida por Santa Fe, le sorprendió la generosidad de la gente
Jorge Rouillon
(0)
22 de mayo de 2003  

"Nunca he visto tanta solidaridad entre la gente pobre como en la Argentina", dice el presidente internacional de Caritas, el arzobispo libanés Fouad El-Hage, en un diálogo con LA NACION. El prelado visitó centros de atención a los evacuados en la ciudad de Santa Fe y sobrevoló la zona en un helicóptero que le facilitó el gobernador Carlos Reutemann.

También participó en Tanti, Córdoba, de un encuentro de Caritas Argentina, entidad que funciona en casi 4000 centros parroquiales y moviliza a 30.000 voluntarios.

En Santa Fe, le impresionó ver que aun personas que eran víctimas de la catástrofe, que habían perdido su casa, se ponían al servicio de los demás, se ayudaban unos a otros.

Fouad El-Hage piensa presentar un proyecto de solidaridad con esta emergencia, en el que pedirá a todas las Caritas del mundo ayuda por 800.000 dólares. Sería el primer paso para después colaborar en la reconstrucción de Santa Fe, con el fin de que la gente pueda empezar de nuevo.

Existen en total 156 Caritas nacionales, que trabajan en 200 países; algunas podrán ayudar a la Argentina, a otras les resultará imposible.

Fouad El-Hage, de 63 años, arzobispo de Trípoli, Líbano, es doctorado en Administración en la Universidad de Nueva York y en Derecho Canónico en la Universidad del Laterano, en Roma. En 1991 fue elegido presidente de Caritas en el Líbano -país que debió encarar un enorme trabajo de reconstrucción- y en 1995, de Caritas del Medio Oriente y Norte de Africa.

En 1996 llegó a ser vicepresidente de Caritas Internacional y, en 1999, los representantes de las 156 organizaciones nacionales reunidos en asamblea en el Vaticano lo nombraron presidente de su confederación.

¿Dónde nació Caritas? En Alemania, en 1893, y luego se extendió por el mundo. Un gran impulsor, después de la Segunda Guerra Mundial, fue Pablo VI, cuando era arzobispo de Milán.

Escuela de solidaridad

El-Hage señala que más que un centro de distribución de ayuda material, Caritas es una escuela de solidaridad. Impulsa la promoción humana y la justicia social más allá de fronteras, culturas y diferencias políticas. Es una institución de la Iglesia Católica, que depende del Papa en el nivel mundial, pero que ayuda a gente de todos los credos, con el lema "Todo hombre es mi hermano".

En su breve visita a nuestro país -ya partió para Roma-, monseñor El-Hage fue acompañado por el padre Nelson Viola, un sacerdote argentino que lleva dos décadas en Roma y al que la Santa Sede nombró capellán de la confederación Caritas.

Viola destacó que el Papa se preocupó con gran afecto por las inundaciones en la Argentina. La ayuda que envía es simbólica, dijo, pero es un estímulo para que otros se den cuenta de la gravedad de un problema.

Viola transmitió una impresión: en la Argentina, en circunstancias difíciles, persisten valores que hay que aprovechar, hay capacidad para salir de la emergencia. Pero desde afuera desconcierta ver que no se ataquen más a fondo las causas. Hay que capacitar a la gente para que no haya que darle de comer, sino que pueda ganarse el sustento con su trabajo.

En una amable comida con que fue agasajado el arzobispo, El-Hage reflexionó: "Todo hombre es mi hermano, somos una sola familia, respiramos un mismo aire, adoramos a un mismo Dios".

Definición

Arzobispo El-Hage: "Aquí, en circunstancias difíciles, persisten valores que hay que aprovechar, hay capacidad para salir de la emergencia. Nunca vi tanta solidaridad entre la gente pobre."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.