Carrascosa sabrá hoy si sigue preso o queda libre

El juez notificará el fallo a la mañana
(0)
16 de mayo de 2003  

Carlos Carrascosa sabrá hoy a media mañana si queda libre o si, por el contrario, sigue detenido como presunto autor material del homicidio de su esposa, María Marta García Belsunce. Será cuando el juez de garantías de San Isidro Diego Barroetaveña dé a conocer su decisión sobre el pedido de prisión preventiva impulsado por el fiscal de Pilar Diego Molina Pico y sobre la solicitud de libertad por falta de mérito planteada por la defensa del viudo.

Fuentes judiciales confiaron a LA NACION que pese a que no fue a su juzgado por el día de San Isidro Labrador, feriado para ese partido, Barroetaveña completó ayer la redacción de la resolución, que será notificada a las partes hoy.

El mutismo que caracteriza al juez en la previa a sus sentencias fue, una vez más, inextricable. En ese contexto, los litigantes sólo pudieron hacer especulaciones sobre el fallo.

"50 y 50", arriesgaron allegados al fiscal Molina Pico, como si hubiera un virtual empate técnico entre las posibilidades de ambas partes.

"La situación podría definirse así: hay una mesa, con invitados, en la que hay un solo plato. Y parece que no es conveniente que esa mesa quede vacía. Lo lamentable es que, en esta metáfora, el plato es Carrascosa, y hay quienes parecen necesitar que, a falta de otro, El Gordo siga preso para que la causa no se desmorone", dijo a LA NACION un integrante del círculo íntimo del único detenido por el crimen ocurrido en el country Carmel, de Pilar, el 27 de octubre último.

Lo que pidió saber el juez

Carrascosa está preso en la DDI de San Isidro desde el 11 de abril último. Ese día Barroetaveña hizo lugar al pedido de detención requerido por Molina Pico, sobre la base de testimonios que, para el fiscal, echaban por tierra la coartada del viudo.

Para el fiscal, Carrascosa mintió al sostener que entre las 18.15 y las 18.55 -en ese lapso a María Marta la mataron de seis tiros- estuvo en la casa de su cuñado Guillermo Bártoli viendo por TV el partido entre Independiente y Rosario Central. Les creyó a los testigos que afirmaron que el viudo estuvo en el club house de Carmel, donde fumó, bebió café y lemoncello y pagó sus cuentas.

La defensa, en cambio, cree que el fiscal no logró situar a Carrascosa en la escena del crimen y que, por lo que consta en el expediente, Barroetaveña debería resolver la libertad de su patrocinado, pues "es inocente".

Ayer se sumó un nuevo testimonio favorable a Carrascosa. Fue el del vecino de Carmel Diego Piazza, que ratificó que vio el partido entre River y Boca en lo de Bártoli, que se retiró de la casa no antes de las 18.15 y que, a esa hora, el viudo estaba allí.

Además, Piazza refutó al médico Santiago Biasi; éste declaró que el colega que lo precedió en la atención de la víctima, Juan Gauvry Gordon -procesado por encubrimiento en este caso-, no hizo maniobras de reanimación cardio pulmonar (RCP) y que a María Marta le salía sangre de la boca. Pero Piazza, estudiante de quinto año de Medicina, aseguró que él, en persona, hizo a su vecina respiración boca a boca y no advirtió que hubiese sangre, al tiempo que afirmó que sí se hizo RCP.

Para pedir la prisión preventiva, Molina Pico sumó como argumento de cargo un peritaje que, a su juicio, prueba que se intentó ocultar el crimen al obturar con "la gotita" los orificios de bala en la víctima. En cambio, la defensa del viudo sostiene que el elemento hallado en aquel estudio no sólo se encuentra en los adhesivos anaeróbicos, sino, por ejemplo, en el fulminante de las balas de vieja data.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.