En menos de dos años. Casi se duplicaron los casos de chicos que faltan de sus casas