Casi todos los argentinos este año pasarán la Navidad con su familia

El informe, de alcance nacional, habla de una fuerte baja en la compra de regalos
(0)
21 de diciembre de 2001  

El 96 por ciento de los argentinos afirmó que, este año, a pesar de la profunda crisis económica, social y política, celebrará la Navidad, pero que gastará menos en regalos que el año último.

El dato surge de una encuesta realizada por la empresa Gallup, en todo el país. Se entrevistó a un total de 1260 personas, mayores de 15 años del mes actual.

A los encuestados se les preguntó, entre otras cosas, qué se celebra en la Navidad.

Un 78 por ciento de los entrevistados dijo el nacimiento de Cristo, mientras que un 7% mencionó otras respuestas y un 15% no respondió.

"Crece la mención -dice el informe- de que en la Navidad se celebra el nacimiento de Cristo entre las mujeres (81% contra 75% de los hombres).

"Respecto de la franja de edad, entre los 35 y 64 años, lo consideró así cerca del 82% de los consultados; a mayor educación (88% entre universitarios, 73% entre primarios); en la clase alta (88%) y en la ciudad de Buenos Aires (83 por ciento)".

Comida, religión y presentes

La encuesta abordó cuatro ítem más: con quién cenará en la Nochebuena; qué importancia asigna a los aspectos religiosos de la festividad; qué importancia tienen para el entrevistado los regalos que habitualmente se compran para esta fecha, y la comparación de los gastos en ese rubro respecto de lo comprado durante el año último.

Sobre la pregunta de con quién cenará en la Navidad, nueve de cada 10 entrevistados dijeron que comerán con sus familiares, mientras que sólo el uno por ciento sostuvo que lo haría en soledad.

Respecto de los aspectos religiosos, un 64% aseguró darle importancia a esa cuestión, mientras que un 36% señaló que les da poca o ninguna importancia.

Uno de los puntos notables del informe de Gallup es el referido a los jóvenes y su relación con la festividad religiosa.

En ese sector los más propensos a decir que le restan importancia al hecho religioso fueron hombres y mujeres de la franja entre 18 a 24 años.

Según Gallup, siete de cada 10 entrevistados expresaron prestarle poca consideración (42%) o ninguna (30%) al hábito de comprar regalos para la Navidad, mientras que un 28% dijo que sí le importaba ese asunto.

En todos los segmentos poblacionales, al menos seis de cada 10 entrevistados quitaron trascendencia a los regalos navideños.

Esta opinión crece en las clases más bajas, donde alcanza un 74%, mientras que los más jóvenes son quienes más interés asignan a los presentes en estas fiestas (35 por ciento).

Los obsequios

En el último de los ítem, el que se refiere a la comparación del monto de gastos en obsequios, un 63 por ciento de los encuestados dijo que "esta Navidad gastará menos que el año último, mientras que un 3% indicó que gastará más y cerca de un cuarto de la muestra (26%), que gastará igual".

No respondió un nueve por ciento.

"En todos los segmentos, la mayoría de los entrevistados aseguró que gastará menos", dice el informe.

Esta proporción crece entre las mujeres (67% contra 59% de los hombres); entre los 35 a 49 años (69%); entre universitarios (68%), y en el Gran Buenos Aires (72% contra 63% en la ciudad de Buenos Aires y 60 por ciento en el interior).

Todavía podemos

Vicky confesó que ayer lloró por primera vez por el país y argumentó que no lloró “por los políticos maquiavélicos, ni por la realidad que nos toca vivir, ni por el terror que provoca salir a la calle por estas horas”. Dice que lloró porque, desde sus 20 años, lo único que ve es “desesperanza, porque nadie es capaz de mirar el más allá” y porque su gente se quiere “ir lejos” del país.

La lectora, además, se indignó porque todavía cree que podemos mejorar, pero no sabe cómo hacer entender a los demás que “esto es posible”, aseguró.

Los que menos tienen

“Piensen por unos minutos si no conocen a alguien que esta Navidad esté solo o que no tenga familia; piensen en la gente que diariamente ven en la calle o cerca de sus casas, que saben que no tienen ni siquiera la comida diaria; piensen en los jubilados, vecinos y familiares que, con sus magros ingresos, poco pueden festejar, y piensen en los chicos de la calle”.

Según este lector, que dijo llamarse Feivan, si miramos hacia nuestro alrededor “podemos hacer que esta Navidad sea realmente una fiesta”. Además, instó a todos los habitantes del país a que “den algo a quien lo necesita”, sin importar si es pequeño en tamaño o valor.

Un país mejor

Gabriela cuenta que volvió a creer en que es posible concretar los sueños. También cree en el poder de luchar por lo que uno quiere y en la magia de cambiar el día de una persona con sólo decir “te quiero”. “Por eso -dijo-, apuesto a que 2002 será el año en que todos cumplamos el sueño de un país mejor.”

Solidaridad cristiana

Anita sostuvo que hay que “luchar por un mundo mejor, como lo hizo Jesús, contra viento y marea”. Por eso, alienta a todos aquellos que se encuentran preocupados porque no les quedó plata en el banco a que aprendan a “aceptar el entorno que nos toca vivir, no con resignación, sino con solidaridad cristiana. Depende de nosotros liberar nuestros afectos”.

El 11 de septiembre argentino

“En estos momentos cercanos a las fiestas nos toca vivir «el 11 de septiembre argentino»”, explicó uno de los participantes del foro, que se identificó como Nick Libracgm. Según dijo, el día de ayer estuvo teñido por “la angustia que nos supera, la intranquilidad que nos hunde en el pánico. Y propuso “alentarnos en las pequeñeces, pero uniéndonos en la grandeza de la unidad nacional. No bajemos los brazos”, dijo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.