Caso Melmann: dos testigos denunciaron amenazas y presiones

Dicen que fueron extorsionados por familiares de los policías condenados a reclusión perpetua por el asesinato de Natalia
(0)
9 de octubre de 2002  • 16:56

MAR DEL PLATA.- Dos testigos que aportaron datos sustanciales al tribunal que llevó adelante el juicio por la violación y asesinato de la adolescente Natalia Melmann aseguraron haber sido amenazados y presionados por familiares de los policías condenados a reclusión perpetua.

Se trata de Jessica, de 19 años, quien bajo identidad reservada relató al tribunal haber visto cómo Natalia era golpeada e introducida por la fuerza en un móvil policial la madrugada del 4 de febrero de 2001, y Fernando, dueño de la radio Mágica de Miramar.

Ambos manifestaron ante los medios de prensa que a partir del juicio recibieron "amenazas y presiones" constantes.

Según manifestó Gustavo Melmann, padre de la joven asesinada, la joven fue "visitada" por Miguel Suárez, hermano de uno de los policías condenados, quien la inquirió sobre lo que había testimoniado ante el tribunal.

Suárez le habría dicho a que "aunque mi hermano sea culpable, lo tengo que defender igual" e insistió en saber qué había dicho la joven "en el juicio".

"A partir de ahí, a Jessica la empezó a seguir un coche con vidrios polarizados y sin patente. La comenzaron a amenazar de muerte a ella y a su familia para que cambie su testimonio y diga que yo la presioné para que declare", sostuvo Melmann.

Jessica, identificada en el juicio como testigo "M", brindó su testimonio el pasado 23 de septiembre y dio el nombre del policía ahora condenado, Ricardo Anselmini, como la persona que "casi seguro" logró identificar en la madrugada del crimen.

La joven dijo que se encontraba en una casa abandonada de la calle 35 y 12, donde esperaba a su novio, cuando sintió una frenada fuerte y vio cómo policías introducían a la fuerza a Natalia en un patrullero.

Fue un aporte clave porque se trató de una testigo visual que permitió hilvanar lo que ocurrió esa madrugada y, además, era la novia de Sebastián Gómez, un joven que transmitió el mismo relato a Carlota del Valle Soria, periodista de radio Mágica, pero fue inhallable por la fiscalía.

De todos modos, el relato de Gómez fue transmitido por Del Valle Soria, quien fue atropellada en Miramar el 15 de agosto, cuando también era una testigo de identidad reservada con que contaba la fiscalía.

"De quien la teníamos que proteger, ya no la podemos proteger", dijo Melmann, al justificar la difusión de la identidad de la testigo "M".

El testigo, por su parte, aseguró que el lunes en su programa un columnista hizo un comentario sobre un hermano de Oscar Echenique, otro de los policías condenados por el tribunal Oral en lo Criminal 2 de Mar del Plata, llamado Gustavo.

"Echenique lo escuchó, fue hasta la radio y dijo que por culpa nuestra su hermano estaba preso. Me amenazó, me insultó y se fue", afirmó.

El periodista, luego, señaló: "Hubo que cortar la transmisión y cuando se retiró comenté al aire lo sucedido. Esa noche iba para un comercio y aparece nuevamente Echenique en una moto; me empezó a decir ´qué hacés mogólico (sic), haber si tenés el coraje de decirme en la cara las cosas que me dijiste en la radio´".

Luego de que deslizara que la moto en que se desplazaba Echenique tenía notables semejanzas con la que atropelló a Del Valle Soria, Melmann manifestó: "Lo que queremos es que dejen de hostigar y apretar a todo el mundo, porque Natalia necesita descansar en paz, y este pueblo necesita una nueva historia".

El tribunal marplatense condenó a reclusión perpetua con accesorias por tiempo indeterminado a los policías Ricardo Anselmini, Ricardo Suárez y Oscar Echenique, y a 25 años reclusión al ex convicto Gustavo "el Gallo" Fernández, por la violación y asesinato de Natalia, de sólo 15 años.

Tras la sentencia dictada el lunes 30 de septiembre creció la tensión en Miramar, con manifestaciones de los familiares de los policías en el edificio comunal y cruces entre el intendente Enrique Honores y Gustavo Melmann.

Fuente: DyN

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.