Cayó una banda de estafadores en La Plata

Vendía inmuebles a los que hacían figurar como inscriptos en falsos juicios por quiebras y sucesiones
Ramiro Sagasti
(0)
22 de diciembre de 2009  

LA PLATA.- La justicia penal de esta ciudad detuvo a una mujer y a cuatro hombres, acusados de estafar a personas a las que les vendían inmuebles inscriptos en falsos juicios por quiebras y sucesiones. Fuentes con acceso al expediente contaron a LA NACION que en los distintos allanamientos se encontraron documentos de más de 40 trámites apócrifos, pero aún no se estableció a cuánta gente pudo estafar esta organización.

"No podemos saber a cuántas personas estafaron. El radio de acción de esta asociación ilícita es indeterminado. Podía operar en cualquier lugar, sobre cualquier inmueble. Operaban a través de una gestoría, por lo que estaban habilitados para pedir los certificados de dominio de los inmuebles con los que luego armaban las estafas", dijo una fuente del caso.

Los fiscales de delitos complejos de La Plata, Esteban Lombardo, María Victoria Huergo y Jorge Paolini, a cargo de la investigación, presumen que la banda podría tener una conexión en la mencionada dependencia oficial, pero aún no la encontraron, además de fluidos contactos políticos, sobre todo en el Partido Justicialista.

La banda, según los informantes, operaba en una de las más conocidas gestorías platenses, Dilmax, situada en la calle 49, entre 12 y 13, especializada en trámites judiciales y extrajudiciales. Se presume que la organización habría cometido las estafas por lo menos desde 2007, aunque la gestoría, antes llamada Gedil, funciona desde hace 12 o 13 años.

En ese lugar se encontraron transcripciones de sentencias judiciales, folios de seguridad y sellos, todo falso. También eran apócrifas las firmas de cuatro jueces en lo civil y comercial que figuraban en las falsas sentencias por quiebras y sucesiones: Eduardo Ramón Silva Pelossi, Eduardo Esteban Briasco, Ricardo Larrosa y Alejandro Moisés Torre. Fue a partir de una denuncia de Torre como se inició la investigación. Una de las víctimas acudió al juzgado para tramitar la operación inmobiliaria y el magistrado descubrió que era falsa la sentencia, como su firma y el sello del juzgado.

"Pero no teníamos pistas de los estafadores. Las tuvimos cuando dos víctimas hicieron la denuncia y describieron a los que habían intervenido en la operación. Estas dos personas habían comprado dos terrenos en Ezeiza, por 16.000 y 18.000 pesos, y cuando fueron a tomar posesión, se encontraron con el dueño", contó un informante judicial.

Poco después -agregó el informante- apareció otra víctima, que había comprado una casa falsamente subastada en Lomas de Zamora, por 30.000 dólares. La víctima llegó a hacer un pago de 15.000 dólares.

Con los datos aportados por las víctimas y los resultados de la investigación, que incluyeron escuchas telefónicas, el juez de garantías Fernando Mateos ordenó las capturas que habían pedido los fiscales.

Los primeros sospechosos detenidos fueron identificados como Eduardo Giordano y Mónica Niz. Las fuentes contaron que Giordano, de Lanús, se presentaba como congresista del PJ y como consejero de la tercera sección electoral. Niz, de La Plata, sería la propietaria de la gestoría, donde se habrían cerrado las falsas operaciones inmobiliarias. Después detuvieron al esposo y al hijo de Niz, Eduardo y Maximiliano Geber, respectivamente. Y ayer, en Quilmes, a José Luis Andrade.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.