Trabajo infantil en una granja de Exaltación de la Cruz. Chicos explotados debían manejar veneno y excremento