Cinco aciertos y cinco errores tras la puesta en marcha del Metrobús

LA NACION conversó con autoridades del gobierno porteño, vecinos y usuarios sobre este nuevo sistema para viajar, a casi tres meses de su lanzamiento
Valeria Vera
(0)
30 de agosto de 2011  • 16:30

Desde su lanzamiento, el servicio del Metrobús no fue ajeno a los elogios y críticas que suelen despertar gran parte de las iniciativas de transporte que se implementan en la ciudad.

Los intereses de unos y las molestias y quejas de otros proliferaron y originaron dos grupos bien diferenciados: los pasajeros de las líneas 34 y 166, que valoraron desde el principio la propuesta porque buscaban, principalmente, ahorrar tiempo de viaje, y los automovilistas y comerciantes, que miraron con recelo las características del nuevo sistema, que une los barrios de Palermo y Liniers.

Casi tres meses después de su puesta en marcha sobre la avenida Juan B. Justo, LA NACION dialogó con autoridades del gobierno porteño, además de usuarios y vecinos de la zona, para conocer a fondo los cambios que introdujo esta forma de viajar en el corto plazo.

Satisfecho con la implementación y la alta aceptación del público, Guillermo Krantzer, director general de Transporte, señaló a LA NACION que el balance sobre esta primera etapa "es ampliamente positiva" al entender que el servicio se inscribe dentro de "un nuevo paradigma del transporte público" en Buenos Aires.

A favor:

1) La reducción del tiempo total del recorrido

Según datos oficiales, el recorrido total demanda hoy 30 minutos, desde Pacífico a Liniers, en contraposición a los 50 minutos promedio estimados antes de implementarse el servicio.

"Son 20 minutos por viaje que la gente se ahorra y se lo puede dedicar a otra cosa. Ese es uno de nuestros principales logros", destacó Krantzer.

2) La fluidez en el tránsito

El Metrobús recorre unos 12,5 kilómetros, que son operados exclusivamente por las líneas 34 y 166 y por otras cinco líneas de colectivos, con excepción de los vehículos de emergencia, como bomberos, ambulancias y patrulleros. Los choferes y los pasajeros destacan que este beneficio permite movilizarse más cómodamente.

3) La prestación general del servicio

Los usuarios aseguran que esta nueva modalidad de viajar resulta óptima y que debería extenderse a otras zonas. Destacan que existe un mayor ordenamiento y calidad en el recorrido.

4) El aumento de la cantidad de personas en el corredor

La demanda del servicio del Metrobús creció un 20% desde su inauguración.

Además, aumentó considerablemente el número de personas que circula por Juan B. Justo: se pasó de unas 25.000 a 82.000 por día hábil.

5) La seguridad de los choferes

La separación física que promueven los carriles exclusivos confiere mayor confianza y tranquilidad a los conductores que manejan por el tramo asignado. Los mismos choferes señalan que circular así "es mucho más saludable" y evita "tener que renegar" con los autos que se cruzan de carril.

Video

Si bien, en líneas generales, las fuentes coincidieron en mencionar que con el Metrobús se viaja más rápido y mejor, también subrayaron algunas falencias del sistema y remarcaron cuestiones por mejorar.

En contra:

1) La invasión de los carriles exclusivos

Pese a que en la mayoría de los casos los automovilistas respetan los carriles que tiene la avenida Juan B. Justo, también están aquellos que infringen la ley y se cruzan de mano. Las personas que viajan en moto o los peatones que transitan fuera de las esquinas aparecen entre los que cometen más violaciones.

2) El desafío de circular por Juan B. Justo

Si bien desde el gobierno porteño consideraron que el reordenamiento en la circulación produjo mejoras, los automovilistas sostienen que transitar por la avenida Juan B. Justo, en especial por la tarde, se volvió todo un desafío: se registran complicaciones y se tarda más tiempo en llegar a destino.

"A los pasajeros no les sirve tomarse el taxi para viajar rápido porque no hay lugar para tomar velocidad. Siento que esto va empeorando", se quejó Rosa, una taxista que aguardaba el cambio de semáforo.

3) La obstrucción de veredas

Distintas empresas y comerciantes que trabajan en Palermo comentaron que el funcionamiento del Metrobús perjudica la carga y descarga de mercadería. Los camiones se ven obligados a realizar varias maniobras para poder operar y no obstruir el paso del tránsito.

Esta situación, a su vez, trae inconvenientes a los clientes que deben esperar en las veredas de los locales porque los estacionamientos están ocupados por los vehículos de los mismos negocios. "Tienen que parar en la vereda y hasta les cobran multa", lamentó Fernando González, encargado de la maderera La Viruta.

4) La falta de sincronización de los semáforos

Más allá de que algunos pasajeros denunciaron que hay choferes que pasan en rojo, la mayoría de los usuarios coincidió en que se encuentran mal sincronizados. Frente a esta situación, Krantzer manifestó que se realizaron tareas para solucionar este inconveniente antes del lanzamiento, y aclaró que se está trabajando en condiciones óptimas. Además, negó la posibilidad de implementar una onda verde por las características del lugar.

5) La nueva distribución de las paradas y frecuencias

Representa otra de las quejas más comentadas por los pasajeros, habituados a otra distribución. En muchos casos afirmaron que la nueva logística los lleva a tener que caminar más por las distancias que existen entre una y otra parada. También, deslizaron que no siempre se respetan las frecuencias entre los colectivos, previstas entre dos y dos minutos y medio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.