Cinco días de arresto y multas para padres de alumnos que rompan las escuelas en provincia

Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez
María José Lucesole
(0)
26 de marzo de 2019  • 11:28

LA PLATA.- Los padres de menores de edad que rompan o ensucien las escuelas de la provincia de Buenos Aires serán penados con cinco días de arresto o multas de hasta $15.000. Además, serán enviados a hacer terapia de familia junto con sus hijos menores de edad que realicen actos vandálicos.

Así surge, al menos, del proyecto de reforma del Código Contravencional, presentado este martes, en la Legislatura, para limitar la sucesión de episodios violentos en las escuelas de este territorio. Esta es una contravención que aumentó de manera exponencial en el primer trimestre del año.

En caso de que el autor del daño sea un adulto, la pena recaerá directamente sobre el imputado: se lo sancionará con hasta 30 días de arresto y multas de hasta $29.854.

Para los delitos perpetrados por un menor, el juez determinará si hubo negligencia por parte de los padres o tutores: entonces se les impondrá a los progenitores uno a cinco días de arresto y multas de hasta el 60% del sueldo de un policía.

El gobierno bonaerense busca limitar los casos de agresiones contra los establecimientos escolares. Se trata de un fenómeno en aumento: en 2018 se registraron 131 actos vandálicos. Y en lo que va de 2019 la cifra ya asciende a 117 episodios de robo y destrozos. En total, se contabilizaron 248 sucesos. "Se podrían haber construido 66 aulas", calculó el ministro de Justicia provincial, Gustavo Ferrari, al referirse al proyecto presentado en la Legislatura.

Reparar estos daños costará a la provincia $205 millones. Esto equivale a construir 66 aulas nuevas de jardín de infantes, ya que cada una tiene un valor de $1,6 millones.

El gobierno provincial busca frenar las agresiones y proteger a la comunidad educativa mediante una reforma del Código Contravencional, enviado al Senado.

La nueva normativa establece sanciones para los daños o destrozos y para quienes introduzcan o arrojen sustancias insalubres en las escuelas, capaces de producir lesiones entre los alumnos y los docentes. Por ejemplo, quienes busquen contaminar los tanques de agua de los establecimientos o quienes arrojen bombas de olor.

La iniciativa, que debe ser aprobada por la Legislatura, pena no solo a quienes roben o vandalicen edificios educativos. También a quienes ensucien los inmuebles.

Además, el gobierno provincial solicitó al ministro de Justicia de la Nación que se incluya a las escuelas entre los bienes protegidos ante el delito de daño del Código Penal, que hoy no las alcanza.

El año pasado hubo múltiples casos de escuelas incendiadas de manera intencional. Por ejemplo, la secundaria 36 y la primaria 32 de Moreno. Fue en septiembre, meses después de la muerte de dos docentes al explotar una escuela por una pérdida de gas. En los incendios de escuelas de Moreno existió intención de "conmoción social", según dijo entonces el procurador Julio Conte Grand.

Si se aprueba la nueva legislación, la Justicia podrá optar entre hacer efectivas las multas y los arrestos o reemplazar estas sanciones por hasta 10 días de trabajo de utilidad pública, como en casos como trabajar para arreglar las escuelas destruidas. El juez podrá ordenar que el contraventor repare el daño causado.

"En muchos casos los daños los provocan menores de entre 14 y 16 años respondiendo a retos que instan a hacer daños en edificios educativos. Hay que ayudar a los menores y darles herramientas para que no estén en la calle, evitar los tiempos de ocio que no sean de calidad y darles contención", opinó la docente Analía Martínez. "Hay que rever la función de todos los actores", añadió.

"El vandalismo en la escuela no es lo mismo que en cualquier otro lugar. Es mucho más grave -opinó el director general de Cultura y Educación Gabriel Sánchez Zinny-. Por eso se buscan aumentar las penas e incorporar a los padres si hubo negligencia en caso de que los hijos sean responsables".

"La escuela es el lugar de futuro; de esperanza para todos los habitantes", argumentó Sánchez Zinny, que gestiona un sistema con 18.000 establecimientos y 4,5 millones de alumnos. "Hemos hablado con muchos legisladores y calculo que tendremos su acuerdo para aumentar las penas para el vandalismo", amplió.

Para aprobar las reformas en la Cámara de Senadores, sin votos opositores, el gobierno provincial tiene los dos tercios de los escaños.

En la Cámara de Diputados el trámite puede ser más lento, ya que no dispone de amplia mayoría, pero el oficialismo cree que puede lograr acuerdos con otros partidos para sancionar estas reformas.

El proyecto de ley se presentó este martes, un día antes de que el gobierno y los gremios se sienten a negociar en paritarias las condiciones laborales de los maestros y docentes para evitar paros. Así, la gestión provincial busca mostrarse proactiva en materia de educación, no solamente en lo concerniente a los sueldos de los docentes, tema que dominó la agenda pública del año pasado, cuando en ese territorio se contabilizaron 29 días de huelga.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.