Claves para los novatos en el ciberespacio

Son cinco los principales problemas que un lector puede hallar al navegar la Web; aquí, las soluciones
Ariel Torres
(0)
3 de febrero de 2007  

La moderna Web, repleta de tecnologías diversas y a veces incompatibles, hace que muchas personas fracasen en sus primeros intentos de navegar en el ciberespacio. Mensajes raros, componentes que faltan, engaños y amenazas a la seguridad hacen que para el neófito la experiencia resulte a veces complicada y traumática.

A continuación, las soluciones para los cinco principales problemas que el lector puede encontrar en la Web.

1. Flash, Java y compañía. Por un motivo u otro, la mayoría de los sitios web importantes usan tecnologías adicionales para mostrar animaciones, películas y menús. No siempre nuestra PC tiene los componentes de software necesarios para ver esos contenidos y el resultado es un mensaje de error y, a veces, una ventana emergente que nos invita a descargar e instalar cosas como el Shockwave Player, Flash Player, Java, Real Player y otros.

Desde luego, descargar (es decir, transmitir un archivo desde un servidor remoto a nuestra computadora) e instalar (darle doble clic a ese archivo y grabar código extraño en nuestra PC) no es precisamente algo que el recién llegado haga sin temor. ¿Será seguro? ¿Y si se trata de un virus?

La buena noticia es que no se trata de muchos adicionales y que sus creadores son empresas bien conocidas, por lo que basta leer los mensajes y las direcciones en pantalla para asegurarnos de que se trata de Java, de Sun Microsystems ( www.java.com ); Flash y Shockwave, de Adobe ( www.adobe.com ), y Real Player, de Real Networks ( www.real.com ). Es posible que se necesite instalar también algún componente de Microsoft ( www.microsoft.com ).

2. Advertencias engañosas. Los piratas aprovechan la Web para enviarnos alertas espurias sobre virus o espías en nuestra PC. Se nos invita a resolver el problema apretando -en esa ventana de alerta- un botón con la palabra OK o equivalente. Para quien marcha todavía con pie inseguro, el dilema es si creer o no.

La verdad es que si cree y aprieta OK infectará su computadora con alguna clase de programa perjudicial. Todas esas advertencias (y otras, como que el equipo está lento o tiene fallas) son falsas. Para averiguar si nuestra máquina está infectada es menester usar programas bastante complejos, así que no hay forma de que un sitio web lo adivine en segundos. Solución: cerrar la ventana de advertencia engañosa apretando Escape o Alt+F4; es decir, sin darle clic al botón OK ni a ningún otro, ni siquiera -si hay uno- al botón Cancel (cancelar).

3. Direcciones erróneas. Otro gran cuco para el neófito es el mensaje "Servidor no encontrado". Es posible que el servidor (es decir, la computadora donde reside la página web que intentamos visitar) se encuentre fuera de servicio. Pero lo más frecuente es que hayamos escrito o nos hayan pasado la dirección con algún error. Un espacio o un punto de más o de menos son suficientes para que no encontremos el sitio. Quizá sólo es necesario quitar un guión o agregar un punto para hallar esa huidiza página web.

4. Datos personales. Muchos sitios nos piden que nos registremos para acceder a ciertos contenidos, participar en foros, el chat y encuestas. Eso es normal y, en gran medida, beneficioso, porque reduce el vandalismo. No sirve ni ser prudente en exceso (no registrarse y por lo tanto no participar) ni una total liberalidad a la hora de ofrecer nuestra información personal. Si el sitio pertenece a una empresa respetada y bien conocida, podemos confiarle nuestros datos. Si no, es mejor usar una dirección de mail alternativa y no dejar teléfonos, apellidos ni direcciones postales. En ningún caso debe ingresarse el número de la tarjeta de crédito, excepto cuando se trate de sitios de comercio electrónico seguros de empresas públicas y notorias. Una página es segura cuando aparece un candado cerrado al pie del navegador. Un doble clic a ese candado informa sobre el certificado de seguridad del sitio.

5. Se cuelga todo. A veces, al entrar en un sitio el navegador se congela o bien se cierra con un mensaje de error más o menos hermético o sin él. No es imposible que todo Windows deje de responder. Normalmente, un componente en esa página causa el error en nuestro navegador, y éste cuelga todo lo demás en cascada. Para salir del paso, hay que evitar entrar en ese sitio. Luego, puede actualizarse Windows o intentar con un navegador alternativo, como Firefox ( www.mozilla.com ) u Opera ( www.opera.com ).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.