Comienza a tratarse el presupuesto de la Ciudad

Explicaciones antelos legisladores
Cynthia Palacios
(0)
18 de diciembre de 2001  

Después de marchas y contramarchas, llegó el día. La Legislatura porteña comenzará esta mañana a tratar el presupuesto para el año próximo.

Hoy, a las 9.30, está previsto que el secretario de Hacienda y Finanzas, Miguel Angel Pesce, y el jefe de Gabinete, Raúl Fernández, expliquen ante los legisladores porteños cuál es el plan de acción previsto para 2002.

La ronda de los secretarios de Aníbal Ibarra continuará hasta el sábado y se prolongará hasta el miércoles y el jueves de la semana próxima.

El proyecto que el Ejecutivo porteño giró a los diputados el miércoles último prevé un recorte de más de 200 millones de pesos con respecto al que está vigente. Será de 3112 millones de pesos, mientras que el actual es de 3342 millones de pesos.

Una marcada caída en la recaudación -que en noviembre último alcanzó el 15 por ciento- obligó a Pesce a afinar el lápiz. Y volver a hacer las cuentas.

A principios de octubre había enviado un proyecto, que luego fue modificado. El texto definitivo fue entregado a los 60 diputados la semana última. Ahora resta que los responsables de cada una de las áreas de la Ciudad se acerquen a la Legislatura para explicar sus futuros pasos y cómo gastarán el dinero que prevé el presupuesto.

Principalmente, el recorte afectará a los gastos de la Administración de Gobierno. La Secretaría de Cultura también verá reducido su plan de gastos. Tal como publicó LA NACION, Ibarra decidió el viernes último suprimir dos subsecretarías y 35 direcciones generales.

El flamante titular de la Comisión de Presupuesto, el frepasista Marcelo Vensentini, dijo ayer que para el próximo año "la reducción del gasto administrativo es del orden de los 46 millones, con la eliminación de dos subsecretarías y 73 cargos y programas, junto a que se pagarán 30 millones de pesos menos en concepto de deuda".

El vicepresidente de la Legislatura porteña, el radical Cristian Caram, quiso tranquilizar a los empleados porteños. Aseguró ayer que en el presupuesto 2002 "está definido que no habrá baja de salarios y que se pagará el aguinaldo" y dijo que "no se emitirá ninguna moneda falsa ni bonos y los servicios sociales principales no sufrirán ningún recorte".

Caram hacía referencia a un proyecto de los justicialistas Eduardo Valdes y María Lucila Colombo de crear un bono llamado "Mango", que se instrumentaría como un subsidio de 300 pesos para jefes y jefas de hogar desocupados de la ciudad.

Las dos bancadas mayoritarias se aprestan a medir sus fuerzas a la hora de sancionar el presupuesto 2002. Los aliancistas se muestran optimistas en que el plan de gastos se votará antes del 31 de diciembre. Pero no son pocos los justicialistas que quieren que se vote en febrero.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.