Cómo es ser culto a fines del siglo XX