Con mucho calor y temor a los cortes de luz, los argentinos celebraron la Navidad