Con pocas reservas, Mar del Plata se enfoca en su oferta cultural