Condenan a tres policías por golpear a detenidos

Y rociarles agua fría y lavandina
(0)
24 de mayo de 2003  

LA PLATA.- Tres policías bonaerenses acusados de golpear y ejercer brutalidad a cuatro detenidos de una seccional de Ciudadela fueron condenados a dos años y nueve meses de prisión por un tribunal oral de San Martín. El comisario que estaba a cargo recibió una condena inferior por no haber denunciado lo ocurrido.

El 31 de julio de 2000, en la comisaría 2a. de Tres de Febrero, en Ciudadela, un oficial descubrió un boquete en una pared, por el que pensaban fugarse algunos de los 20 presos.

Tras el hallazgo, los policías de la seccional no actuaron inmediatamente porque eran menos que los internos. El comisario Angel Jesús Errecalde recurrió a la infantería, que llegó a las 15 y que hasta las 20 desarrolló una requisa posteriormente cuestionada y que, días atrás, fue analizada en el Tribunal Oral en lo Criminal N° 2 de San Martín.

Los testimonios en la causa investigada por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 1 dicen que aquel día un grupo formado por 15 agentes de infantería y tres de la seccional ingresó intempestivamente en una de las celdas cuando la mayoría de los presos dormía o miraba televisión. Mauricio Abreu, detenido en ese lugar desde hacía cinco meses, contó que apenas se inició la requisa fueron obligados a desnudarse y a ubicarse en dos celdas. Cuando pasaban de un ambiente a otro, agregó, eran golpeados brutalmente por la policía, que les tiraba agua fría con lavandina.

Uniformados asaltados

Dos policías federales fueron asaltados en las últimas horas en distintos sitios del conurbano bonaerense. Uno de los agentes, que estaba en su día franco, mató a dos delincuentes.

Ayer, a las 3, el cabo Leandro Paz, de 25 años, se trasladaba en un Ford K por la Avenida de Mayo al 800, en Ramos Mejía. Era su día franco y estaba vestido de civil. Al llegar a la intersección con la calle Alvarado fue interceptado por tres hombres armados en un Peugeot 306 gris, del que descendieron dos delincuentes: uno subió a la parte trasera del Ford K y el otro obligó a Paz a ubicarse en el asiento del acompañante y se puso al mando del volante.

Le quitaron al cabo -que se desempeña en la Superintendencia de Comunicaciones de la Policía Federal- la billetera y un reloj. Paz decidió identificarse como policía "porque tenía miedo de que esto fuera descubierto por los ladrones y se enfurecieran".

Al llegar a Gaona y Soler, el cabo extrajo su arma, empujó al conductor y disparó contra el sujeto que iba en el asiento trasero, que murió en el acto. Luego baleó al delincuente que manejaba. Este abrió la puerta del vehículo y descendió, pero cayó muerto. En tanto, el tercero huyó en el Peugeot 306. Efectivos de la comisaría 2a. de La Matanza y de la Policía Científica secuestraron dos armas de calibres 38 y 22 a los delincuentes.

En el distrito bonaerense de Lanús, anteayer, a las 23, otro cabo federal, que se desempeña en la comisaría 38a., fue abordado por tres hombres y una mujer, que le robaron dinero y el arma reglamentaria, en el cruce de las calles Acevedo y Centenario Uruguayo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.