Confirman los cargos contra el padre Grassi

Lo resolvió la Cámara de Morón
(0)
9 de mayo de 2003  

La Cámara de Apelaciones de Morón confirmó el procesamiento del sacerdote Julio César Grassi por supuesta corrupción de menores, a raíz de la denuncia de un joven que vivía en su Fundación Felices Los Niños. El tribunal rechazó la pretensión de la fiscal del caso de volver a encarcelar a Grassi y en cambio ratificó que se le debe mantener una restricción horaria para concurrir a su institución.

El fallo del tribunal se refiere exclusivamente a las denuncias de un menor, sólo identificado por un nombre de fantasía como Gabriel, quien aseguró que el sacerdote lo obligó a mantener sexo oral y lo besó en los labios. Estos dos hechos de abuso deshonesto son los que pesan sobre Grassi. Otra denuncia de otro menor, conocido como Ezequiel, fue desestimada por el mismo tribunal en un fallo anterior.

Ahora, los jueces de Morón, Mario Moldes, Fermín Parera y Jorge Silvestrini rechazaron las pretensiones de la defensa del sacerdote -anular la causa, declarar inocente al imputado y levantarle las restricciones- así como las de la fiscalía, que pidió la detención del cura, informó el fiscal general Federico Nieva Woodgate.

No obstante, el propio tribunal determinó que confirmó los cargos, pero sin considerar la prueba adicional que agregó al caso la defensa de Grassi, pues cómo la fiscalía pidió que el aso sea elevado a juicio, no se pudieron considerar en esta etapa del proceso.

Estas nuevas evidencias aportadas por los defensores consisten en un video de TV que prueba que la noche del 6 de diciembre de 1996 cuando Gabriel denunció que lo obligaron a mantener sexo oral estaba junto al sacerdote y otros jóvenes en un programa de televisión. Además el menor dijo que se fugó del hogar por el abuso del cura, pero la defensa asegura que tiene una carta escrita entonces pro el joven en la que menciona que la huida se debió a peleas con sus compañeros.

Tras este fallo, la causa se encamina al juicio oral, pero será la jueza Mónica López Osornio, quien antes deberá quien dar vista a la defensa, para luego resolver después el pedido de elevación a juicio que ya hizo la fiscal María Rita Bustamante.

El abogado defensor del sacerdote Adrián Maloneay, resaltó que cuando el tribunal aprecie la prueba adicional que incorporaron podrá variar de opinión. El abogado anticipó que se opondrá a la elevación de la acusa a juicio en este momento, hasta que no se valoren esas pruebas presentadas.

Grassi se encuentra ahora procesado y con una restricción horaria para ingresar a su fundación desde las 8.30 a 18.30. Debe siempre estar acompañado en las instalaciones y no puede estar a solas con los niños.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.