Conseguir estacionar, un desafío diario

Más de un tercio de la ciudad está saturada; el gobierno admite que la situación se agravará; se venden más autos y se cierran garajes
Pablo Tomino
(0)
7 de septiembre de 2011  

Estacionar en la Capital es un problema que ya no se limita sólo a la zona del centro: más de un tercio de la ciudad está colapsada. La falta de lugares habilitados para dejar el auto se extiende hoy, entre otros, a los barrios de Recoleta, Palermo, San Telmo, Constitución, Núñez, Belgrano, Caballito, Flores, Villa Urquiza y Villa Crespo.

En algunas de esas zonas, conseguir un lugar para dejar el vehículo durante todo el día, tanto en la vía pública como en un garaje comercial, es una misión casi imposible. En el mejor de los casos, la espera puede tardar unos 20 minutos.

Entre las razones de tamaña incomodidad figuran el notable crecimiento del parque automotor, mientras que se redujo el 34,5 por ciento el número de plazas disponibles de los casi 3100 garajes que había hace una década.

Por otra parte, si bien desde 2010 Buenos Aires habilitó el estacionamiento sin cargo sobre la mano izquierda en 1600 calles, esa medida parece no ser suficiente. Es más, por estas horas las autoridades locales auguran que el problema se agravará, precisamente debido al incremento progresivo que se prevé que siga experimentando el parque automotor.

En la actualidad la Capital tiene 1.158.000 plazas disponibles para dejar los vehículos en garajes y cocheras privadas de edificios y en la vía pública, frente un parque automotor de 1,8 millones de autos (850.000 radicados en la ciudad), según datos oficiales y de la Cámara de Garajes y Estacionamientos de la República Argentina.

Según el detalle, hay 527.712 lugares en garajes comerciales; 200.000 espacios en las calles habilitadas; 77.288, en casas; 310.478, en edificios de departamentos, y 42.650, en oficinas. "En 2000 había 797.000 plazas para estacionar en garajes comerciales pero, a lo largo de la década, fueron cerrando más de 1000 cocheras, cuyos propietarios vendieron los terrenos tentados por el boom de la construcción.

"Esto redujo notablemente los lugares para estacionar, pues hay 275.000 plazas menos", confirmó Eduardo Sánchez, presidente de esa cámara.

Andrés Borthagaray, urbanista y director para América latina del Instituto para la Ciudad en Movimiento, explicó las que a su juicio son las principales razones de la carencia de lugares para estacionar. "Desde 2005 hasta hoy, el cierre de estacionamientos de cocheras fijas y el aumento del parque automotor hicieron que Buenos Aires tuviera menos capacidad para dejar los vehículos, algo que ya se ha extendido a varios barrios", sostuvo el ex subsecretario de Tránsito y Transporte durante la gestión de Aníbal Ibarra.

Mientras el crecimiento del parque automotor rompe año tras año sus propios récords (en lo que va de 2011 se patentaron en el país 547.581 automóviles, esto implica el 25,6 más respecto del mismo período del año anterior), el gobierno porteño puso en marcha en el último trienio medidas para mitigar la superpoblación de vehículos en el distrito.

La primera medida fue unificar la prohibición de estacionar los días hábiles, entre las 7 y las 21, y permitir hacerlo en las avenidas por la noche y los sábados por la mañana. "Una de las prioridades es el estacionamiento en superficie. Por eso, estamos analizando, barrio por barrio, la definición de criterios generales para autorizar a particulares algunas calles según el ancho, al tránsito de colectivos y el sentido de circulación", dijo Guillermo Dietrich, subsecretario de Transporte y Tránsito de la ciudad.

Hasta ahora, como se dijo, la autorización para estacionar sobre mano izquierda se concretó en 1600 cuadras de una veintena de barrios.

"Esas habilitaciones son un paliativo. El problema para estacionar seguirá aumentando como sucede en las grandes urbes del mundo", dijo Dietrich. Es en ese sentido que el gobierno de Mauricio Macri ha venido impulsando el uso de la bicicleta y del transporte público en detrimento del auto particular.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.