Contrapunto: cifras opuestas y la urgencia por combatir el virus