Conzi, más complicado por el crimen de Dallas

Salió de su arma una bala recibida por una de las víctimas
(0)
27 de mayo de 2003  

La de ayer será, seguramente, recordada por los hermanos Conzi como una jornada funesta, como el día en que sucesivas derrotas judiciales colocaron al menor de los dueños del restaurante Dallas a las puertas de un juicio oral y público como presunto asesino del joven Marcos Schenone, muerto a tiros el 17 de enero último en Béccar, tras una persecución que comenzó luego de una discusión entre la víctima y su supuesto victimario en el local de Martínez.

Primero se supo que la Sala I de la Cámara de Apelaciones de San Isidro rechazó la nulidad de las órdenes de allanamiento y captura de Horacio Conzi, planteada por la defensora oficial del distrito María Gómez, primera representante legal del menor de los hermanos.

Y luego un peritaje probó que el balazo que recibió Rodolfo Fernández, el hombre que conducía el remise en el que Schenone viajaba con un amigo y dos mujeres, salió, al igual que otros cuatro proyectiles hallados en la escena del crimen, de la pistola Pietro Beretta calibre nueve milímetros secuestrada en la casa de Conzi a pocas horas de cometido el asesinato.

Los abogados del hombre que dice ser la reencarnación de Jesús habían apostado todas sus esperanzas en que ese proyectil, que había quedado alojado en uno de los glúteos del remisero, y que le fue extraído la semana última tras una intervención quirúrgica, no coincidiera con las otras balas.

Planteo de nulidad

Ahora, con el resultado en contra y sin elementos para desvirtuar las conclusiones de los expertos, los defensores de Conzi, Fernando Burlando y Ricardo Montemurro, harán un planteo de nulidad sobre la base de supuestas falencias en la cadena de resguardo del elemento peritado. Al término del análisis balístico, Hugo Conzi afirmó a la prensa, en La Plata, que toda la investigación era "un fraude" y que su hermano era inocente.

Fuentes de la causa dijeron a LA NACION que el peritaje balístico comparativo, realizado por la Dirección General de Policía Científica bonaerense -a cargo del comisario mayor Daniel Salcedo-, duró unas ocho horas y contó con la presencia de los abogados y peritos de parte.

La experiencia de yuxtaposición óptica del proyectil extraído del cuerpo del remisero con las balas que habían quedado incrustadas en el remise de Fernández corroboró la coincidencia en el arma de origen, dijeron las fuentes. Las imágenes obtenidas con el microscopio gran comparador fueron digitalizadas y adjuntadas al expediente.

Presuntas irregularidades

Ayer, la posibilidad de que la causa fuese declarada nula como consecuencia de los primeros actos procesales quedó en nada. No obstante, uno de los jueces de la Cámara de Apelaciones de San Isidro, en su voto, advirtió "serias irregularidades" en la instrucción llevada adelante por los fiscales del distrito Mario Kohan y Hernán Collantes, convalidada por el juez de garantías Orlando Díaz.

Los camaristas Fernando Maroto, Emilio Rodríguez Mainz y Raúl Borrino consideraron, contra lo sostenido por la defensora oficial, que las órdenes de allanamiento y de detención de Conzi estaban bien fundadas.

Pero a la hora de dar sus argumentos Maroto cuestionó que Kohan y Collantes hubiesen hecho constar en legajos fiscales -cuyo contenido no está abierto a las partes- las escuchas telefónicas usadas luego para fundar la prisión preventiva de Conzi. El camarista recordó que esos legajos deben ser usados sólo para anotaciones que puedan ser útiles para el eventual ofrecimiento de prueba en un juicio oral y para hacer una virtual "instrucción paralela" de la causa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.