Córdoba: dos empleadas de una empresa de energía le pagaron la cuenta de luz a una jubilada que lloraba porque no podía abonarla