Coronavirus en la Argentina. "Nos parece un abuso": vecinos de countries opinaron sobre los dichos de Axel Kicillof

Vecinos de diferentes countries, consultados por LA NACION, opinaron sobre la posibilidad de que se aísle un barrio cerrado por un brote de coronavirus
Vecinos de diferentes countries, consultados por LA NACION, opinaron sobre la posibilidad de que se aísle un barrio cerrado por un brote de coronavirus
José María Costa
(0)
27 de mayo de 2020  • 15:53

La polémica en torno a los dichos del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, sobre la posibilidad de aislar barrios cerrados si se registran casos de coronavirus Covid-19, sigue sumando voces a favor y en contra.

Por la mañana, el ministro de salud bonaerense, Daniel Gollán, avaló los dichos y aseguró: "Cuando se detecta que hay una explosión de casos con una altísima tasa de transmisibilidad, hay que tomar todas las medidas posibles para aislar. Cuando hay una explosión de casos, la restricción tiene que ser muy fuerte, porque es una bomba viral que se dispersa por todos lados".

Ahora, vecinos de diferentes countries, consultados por LA NACION, opinaron sobre la posible medida.

"En los countries, desde el día uno se siguen los protocolos y son muchos más estrictos que los barrios en general. Y sería muy raro que haya tantos casos juntos, porque hay mucha distancia social. No hay hacinamiento", explicó un vecino de 40 años de uno de los barrios privados más tradicionales de Pilar, y agregó: "Nos parece correcto el aislamiento en las casas. Si hay un caso en una casa, acá sí o sí se enteran, porque entra la ambulancia y se aísla la familia. Eso lo informaron desde el primer momento".

El vecino, que prefirió preservar su identidad por temor al enojo del intendente de Pilar, Federico Achaval, que es cercano a Kicillof, agregó: "Inclusive no pueden entrar visitas y casi nadie a trabajar. La guardia es responsable de controlar e informar a la policía. Además, de las 13000 personas que están con Covid-19 tampoco aislaron cada barrio donde viven, y seguro que hay muchos en countries o edificios. En nuestro barrio, por ejemplo, no hay ningún caso. Ni siquiera sospechoso. Les prestan mucha atención a los cuidados porque el 80% de los que viven acá son adultos mayores".

Luego de las declaraciones de ayer del mandatario provincial, hubo controles de funcionarios municipales en algunos barrios. Hasta se labraron infracciones para quienes no respetaban los nuevos protocolos que se presentaron la semana pasada.

En tanto, un vecino de Nordelta dijo sobre Kicillof: "Él tiene mucha presión política. No es fácil estar en los zapatos del gobernador cuando le toca tomar medidas extremas en las zonas donde más votos consiguió. Por eso tiene que decirlo. Yo creo que es difícil que ocurran casos así en Nordelta, porque no hay hacinamiento. Es un lugar enorme con solo 30 mil habitantes. Es más, creo que hay un solo caso de un hombre y es asintomático. Y está haciendo el aislamiento en su departamento. Si hubiera un brote importante, sería por una situación anormal".

"Me parece inconstitucional y es algo político. Habría muchos amparos judiciales si se avanza en esa línea. Creo que lo que dijo el expresidente de la Corte [Ricardo Lorenzetti] ayer muestra que se deben cambiar las cosas. Es una situación muy anormal la de la Argentina", dijo el vecino, que tiene una Pyme, y agregó: "Entiendo que Kicillof tiene que decir eso. Me parece una persona honesta e íntegro, más allá de que no coincido en nada de lo que dice".

Según el empresario, hay que desterrar la idea de que solo los ricos viven en barrios cerrados: "Hay mucha gente de clase media que vive en los barrios cerrados. Hay un error de pensar que son todos ricos. Si pretendemos que la Argentina sea miseria en todos lados es lógico que haya un prejuicio social contra la gente que vive en barrios cerrados. Pero muchos se mudaron por cuestiones de seguridad. Hay muchísimas personas en zonas de San Isidro o San Fernando que viven en casas a la calle con muchísimo más dinero que la mayoría de los que viven en barrios cerrados. Hay que terminar con los prejuicios y trabajar para la unión".

"Nos parece una locura"

"En el chat del barrio se habló del tema y nos parece una locura, un abuso. Por ejemplo, en mi barrio, no puedo ni siquiera salir a caminar. No hay ningún protocolo. No podemos sacar a pasear los perros. Solo entran los jardineros y pileteros. En mi barrio el portón está cerrado. Los pedidos son de la reja para afuera", contó Carla, una vecina de uno de los barrios del Complejo Villanueva, en Benavidez.

"Cerrar los barrios me parece una locura. Estamos todos indignados y esperemos que no se avance. Incluso, nos parece injusto. Acá no puede entrar nadie... ¿Y afuera qué pasa? Tengo mi familia en zona oeste y ahí la gente hace lo que quiere. La madre del intendente de Morón tiene coronavirus y no cerraron todo Morón , ni la zona oeste. En todos lados hay casos y no creo que cierren o cerquen todo. Nos parece injusto pensar en una medida así", agregó.

"El aislamiento es una medida perfectamente válida desde el punto de vista legal o sanitario, siempre y cuando tenga sustento o un fundamento razonable. Es decir, que haya una base científica que justifique la medida", dijo por su parte Juan, que es abogado y está por construir su casa en un barrio cerrado de Pilar.

"Creo que, por ejemplo, la cuarentena restringida se inició antes de tiempo. Sin embargo, había sustento para esa medida, en base a las experiencias a nivel mundial. En cambio, aislar un barrio privado por un mero fundamento político, como sería el de igualar la situación a los barrios de emergencia o 'villas', no me parece correcto, porque deben atenderse situaciones y circunstancias diferentes", dijo.

"No se trata de ciudadanos de primera y de segunda, sino de ciudadanos en circunstancias diferentes que ameritan medidas diferentes. Más allá de que creo que puede ser contraproducente, ya que alguno puede esconder sus síntomas o enfermedad por temor a ser quien encerró a todos sus vecinos".

Sin embargo, no todos los vecinos están en contra de los dichos de Kicillof. Hay algunos que, aunque consideran la medida algo "extremo", la aceptarían. "Tenemos que confiar en las decisiones que toman nuestros representantes, máxime cuando son decisiones aconsejadas por nuestros mejores científicos", dijo Carlos, que vive en un complejo de más de diez barrios cerrados en Pilar, y agregó: "Estar encerrados es una medida ingrata, pero necesaria. Es fundamental cercar al virus para destruirlo. Dispersión es propagación de los contagios".

"Sería una medida temporal, controlada por tests. Esto permitiría reasignar mejor los recursos contra la pandemia y flexibilizar en zonas donde no existan estos focos. Creo que protestar contra el encierro sanitario es como protestar contra la vacuna", dijo el vecino, y cerró: "Es una medida ingrata pero necesaria, en caso que suceda. Es por nuestra salud y la de todos. Máxime si tenemos en cuenta que la cuarentena nos agarró en un lugar donde podemos caminar y tomar sol".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.