El caso IBM. Cossio dio la cara y dijo que todo se hizo en regla