Crece la polémica en torno a la ampliación del aborto no punible

A pesar de la confirmación de funcionarios del ministerio de Salud y tras el apoyo de legisladores oficialistas a favor del protocolo que difundió esa cartera, hoy Manzur comunicó que no firmó resolución alguna sobre la regulación para interrumpir embarazos; mirá la guía oficial (pdf)
(0)
21 de julio de 2010  • 13:14
Crédito: Ministerio de Salud

La polémica sobre el protocolo de interrupción de embarazos enviado por el Ministerio de Salud, que incluye todos los casos de violaciones con la presentación de la declaración jurada de la mujer, recrudeció tras un comunicado de la cartera que dirige Juan Manzur, desmintiendo que haya firmado una resolución que avale ese documento.

No obstante, ayer, tanto el viceministro de la cartera sanitaria, Máximo Diosque, como la coordinadora del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, Paula Ferro, habían confirmado esa acción. "La guía fue creada en 2007 y nosotros la actualizamos y la publicamos a partir de una resolución ministerial", había declarado ayer Ferro. El protocolo, que se adjunta en esta nota, había sido enviado a este medio desde el ministerio.

Además, algunos legisladores oficialistas expresaron su apoyo a la guía. A primeras horas de la mañana, la diputada Diana Conti había celebrado la resolución, que reglamenta un decreto de la gestión de Ginés González García, al sostener que "los abortos clandestinos generan más muertes de las que se quieren evitar".

"Esta guía implica un avance en la igualdad de derechos porque iguala a las mujeres que tienen plata y van a centros privados que clandestinamente para abortar en condiciones de asepsia con otras mujeres de menores recursos que se lo hacen por desesperación y a veces pagan con su vida", subrayó. Y añadió: "Se trata de un tema que compete al área de salud y no al área penal".

"Manzur se hizo eco de la interpretación más actualizada [del Código Penal] al entender que hay que proteger no solo a la mujer con deficiencias mentales, sino también a la mujer que, libre a su conciencia, es violada", destacó.

La diputada recordó que la ausencia de una medida de esta naturaleza provoca hoy en día que el médico tenga que recurrir a una comisión de bioética para evaluar cada caso. Con el protocolo, este paso queda suspendido. "Lo que el profesional decida es válido. Esto acorta los plazos que normalmente tienden a revictimizar a la niña violada, embarazada y manoseada desde el punto de vista médico", precisó.

El protocolo, que se dio a conocer ayer, extiende la legalización del aborto en el país al admitir esa práctica para todos los casos de violaciones, no sólo para los de "mujer idiota o demente", y poner como condición que la víctima presente una denuncia o, simplemente, una declaración jurada en la que afirme haber sido violada.

Según se indica en el protocolo actualizado, "es competencia exclusiva de los médicos tratantes decidir si el caso encuadra en las previsiones de no punibilidad contempladas en el Código Penal". Con esa aclaración, el Ministerio de Salud busca evitar la intervención de juzgados, tal como ocurre frente a muchos pedidos de abortos, incluso si están amparados por la normativa en vigor. Ese concepto de "no judicialización" no figuraba en la guía de 2007.

La medida abarca a los centros de salud nacionales, dado que las provincias tienen la facultad de adherir o no a las decisiones tomadas por el Ministerio de Salud.

De acuerdo con el texto, en casos vinculados con menores de edad, la opinión determinante será la de la embarazada, aunque sus padres se nieguen al aborto.

"Este aspecto está en consecuencia con lo que indica la ley sobre la sexualidad y la procreación responsable, que establece que las mujeres mayores de 14 años pueden concurrir a un médico para que les prescriban métodos anticoptivos", consideró Conti.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.