Una forma de escapar del "corralito". Crecen las transacciones en los bancos de empeño porteños