Reclaman 15 millones de hectáreas. Crecen los conflictos con aborígenes por el reclamo de tierras