Cuatro niños murieron por una grave infección que ataca el riñón