¿Cuidacoches para el fútbol?

Castrilli se lo pidió al gobierno porteño, que lo analiza
(0)
27 de febrero de 2004  

La prueba que el gobierno porteño realizó con los cuidacoches en el torneo de tenis disputado la última semana en los bosques de Palermo no resultó del todo convincente. Sin embargo, el titular del Programa de Seguridad en los Espectáculos Deportivos (Prosef), Javier Castrilli, envió una carta al subsecretario de Seguridad de la ciudad, Enrique Carelli, para que el gobierno que conduce Aníbal Ibarra traslade la experiencia a los partidos de fútbol que se disputan en el territorio porteño.

Así lo revelaron a LA NACION fuentes de Seguridad porteña y allegados al ex árbitro de fútbol.

En verdad, Castrilli hizo llegar la carta al Gobierno de la Ciudad antes de que se evaluara el sistema experimentado durante el ATP de Buenos Aires.

Si bien tras una semana de estudios se concluyó que el resultado no había sido del todo satisfactorio para la ciudad, en el entorno de Castrilli le restaron importancia a dicho análisis.

Un negocio de barrabravas

"Lo importante es avanzar. El cuidado de los vehículos en las canchas es un tema que preocupa a Castrilli, por la ilegalidad y porque es un negocio en el que están metidos los barrabravas de los clubes", confió uno de los asistentes de quien dirige el Prosef. El ex árbitro, en tanto, anoche rendía un examen final en la Universidad de Buenos Aires, donde estudia Derecho.

Ayer, Carelli se reunió con el secretario de Justicia y Seguridad Urbana de la ciudad, Juan Carlos López, para analizar cómo avanzarían en la cuestión de los cuidacoches. "Con la evaluación en la mano, debemos tomar lo bueno y modificar lo negativo que tuvo esta experiencia", había comentado el subsecretario de Seguridad a LA NACION la última semana.

Uno de los puntos positivos, que rescataron tanto Carelli como los funcionarios del Prosef, es la identificación de los cuidacoches.

"Es un avance importante. Al menos, sabés quiénes son", señalaron en la oficina que conduce Castrilli.

El proyecto para el fútbol incluye, por ahora, sólo los alrededores de los estadios de la ciudad de Buenos Aires, porque es donde tiene poder de acción la Policía Federal. "Hay que respetar jurisdicciones. Queremos empezar por la ciudad y después ver cómo podemos articularlo con las provincias", agregaron en el Prosef.

En un principio, se analiza la posibilidad de cobrar dos pesos, de los cuales uno quedaría para el cuidacoches y el otro se distribuiría entre algunas organizaciones no gubernamentales (ONG) o entre los clubes.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.