De Cuevana y el sueño libertario a la industria educativa