De figuras de televisión a testigos

El periodista y abogado Mariano Grondona y el conductor Lucho Avilés declararon ayer Ambos hablaron de una versión en la que el homicidio fue ejecutado por una mujer El médico Santiago Biasi dijo que la policía recibió plata para no intervenir Peritajes a Carlos Carrascosa
(0)
6 de mayo de 2003  

Dos figuras de la TV estuvieron ayer cara a cara con el fiscal de Pilar Diego Molina Pico, un hombre que se volvió aún más inaccesible para la prensa desde que tiene en sus manos el expediente por el asesinato de María Marta García Belsunce. Pero ni el abogado y periodista Mariano Grondona ni el conductor de programas de espectáculos Luis Lucho Avilés fueron como entrevistadores, sino como testigos del homicidio ocurrido el 27 de octubre último en el country Carmel, de Pilar.

Fuentes judiciales dijeron que ambos ratificaron haber haber tomado conocimiento, por terceras personas, de una hipótesis según la cual, aparentemente, sería una mujer –a la que no identificaron– la que disparó seis tiros en la cabeza de María Marta.

Molina Pico, a quien se le vence el viernes próximo el plazo procesal para pedir la prisión preventiva del único detenido en este caso –el viudo, Carlos Carrascosa, que hoy será sometido al último peritaje psicológico–, escuchó también ayer nuevamente a Santiago Biasi, el segundo médico de emergencias que revisó el cadáver de la víctima y la primera persona, en verdad, que dejó sentada en la causa su impresión de que la muerte de María Marta era producto de un acto criminal.

Biasi, según fuentes judiciales, ratificó sus dos declaraciones anteriores. También sostuvo que aquellos familiares de la víctima que relativizaron o negaron sus dichos mienten; que fue él quien dio aviso a la policía –al advertir al operador de radio de su empresa de ambulancias que en el Carmel había un código azul, es decir, un paciente muerto–, y que supo, tiempo después, que los allegados a María Marta habían pagado a los tripulantes de una patrulla policial para que desistieran de llegar hasta la escena del crimen la noche misma del asesinato.

Discusión, amenaza, muerte

En los avances de la emisión del 13 del mes último de su programa, "Hora Clave", Grondona advertía a su público: "Yo sé quién mató a María Marta". Ayer, el periodista y abogado explicó a Molina Pico que a través de cuatro fuentes independientes una de otra tomó conocimiento de una versión del episodio –y no de una certeza– que, a su juicio, era la más fuerte.

El núcleo de la historia era siempre el mismo: que un día antes de ser asesinada, y en los fondos de su propia casa, María Marta le habría enrostrado a una mujer que trabajaba con ella el desvío o la retención indebida de fondos para obras de beneficencia. En esa línea teórica, la víctima amenazó con denunciar a su compañera si no devolvía la suma en cuestión –presuntamente, 500.000 pesos–, pero nunca pudo hacerlo porque murió de cinco balazos un día antes del fin del supuesto ultimátum.

Grondona admitió que, aunque el nudo de la hipótesis era el mismo, el nombre de la antagonista de la víctima varió de fuente a fuente. De hecho, como escuchó al menos tres nombres distintos, el periodista prefirió no identificar a esa persona. También aclaró que en su programa –le pasaron el tape de la emisión de "Hora Clave" en el despacho– mencionó a las Damas del Pilar como un ejemplo, y no porque la eventual sospechosa pertenezca a esa asociación.

El conductor de "Hora Clave" declinó revelar sus fuentes, aunque se comprometió a consultarlas nuevamente para pedirles mayores precisiones sobre tal hipótesis o, eventualmente, para que aquellos informantes evalúen la posibilidad de convertirse en los testigos que podría necesitar Molina Pico para echar luz sobre el misterioso crimen.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.