"Deberían haber declarado la emergencia"

Ayer se confirmaron otras tres muertes y 99 nuevos casos positivos; la semana próxima se reuniría el comité de crisis
(0)
27 de junio de 2009  

"Creo que la emergencia nacional habría que haberla declarado ayer", opinó el doctor Eduardo López, jefe del Departamento de Medicina del hospital Gutiérrez, en una mesa de expertos convocada por LA NACION, en la que se discutió el impacto en la Argentina de la epidemia de gripe A (H1N1).

Por la noche, el Ministerio de Salud de LA NACION informó tres nuevas muertes y 99 casos más asociados a ese virus, con lo que las cifras totales de fallecimientos y casos confirmados se elevan a 26 y 1587, respectivamente. La ministra de Salud, Graciela Ocaña, anunció la conformación de una comisión nacional de seguimiento de casos, de la que participarán instituciones científicas, para evaluar la evolución de la epidemia.

La semana próxima, con fecha por confirmar, se prevé una nueva reunión del comité de crisis.

Para los expertos consultados por LA NACION, es posible que el pico de la epidemia se alcance en las próximas semanas, en forma simultánea con la época de mayor incidencia de las afecciones respiratorias estacionales. Se estima que el número de casos se incrementará notoriamente y que lo mismo ocurrirá con el número de muertes.

Factores como un viraje hacia estrategias más agresivas de tratamiento, junto con la descentralización del análisis virológico de las muestras (lo que ayer fue confirmado por Ocaña) y de la provisión de los medicamentos antivirales, podrían ayudar a contener el aumento de los casos de complicaciones y de muertes asociada a la enfermedad.

En este contexto, la posibilidad de declarar un estado de emergencia sanitaria nacional debería ser considerada por las autoridades del área, coincidieron los expertos consultados por LA NACION.

Además del doctor Eduardo López, participaron de la mesa redonda el doctor Jorge San Juan, coordinador del Comité de Emergencia Epidemiológica del Ministerio de Salud porteño; la doctora Vilma Savy, jefa del Servicio de Virus Respiratorios del Instituto Malbrán, y el doctor Horacio López, jefe de la carrera de Especialistas en Infectología de la UBA.

-¿Cuál es la situación de la gripe A (H1N1) en la Argentina?

Horacio López : -Hoy tenemos dos realidades. En el área metropolitana, tenemos un número creciente de pacientes infectados, y un número creciente de casos severos y de muertes. El resto del país está comenzando a transitar por los momentos que tuvimos nosotros hace cinco semanas.

Eduardo López: -En las próximas semanas, uno puede esperar que por entrar en el momento pico de las enfermedades de invierno, el número de enfermos, de internaciones y de consultas sea mayor que el que ha habido hasta ahora, y que lo mismo ocurra con las complicaciones y muertes.

-¿Cómo es la situación de la Argentina en comparación con la de otros países?

E.L .: -En general, la situación argentina es diferente, como es diferente en todo el hemisferio sur. Este virus apareció en el hemisferio norte a principios del verano, pero aquí las características del invierno hacen que la transmisión esté favorecida. Además, la situación en la Argentina tuvo la peculiaridad de que los primeros casos fueron en escolares. El escolar tiene una evolución benigna en gripe, pero es el gran transmisor del virus en las familias y en las escuelas. Por eso este virus tuvo una diseminación muy rápida.

Por otro lado, en función de lo visto en los escolares pareció que la enfermedad iba a ser autolimitada y benigna, cuando ahora parece que es un virus al que hay que respetarlo.

Vilma Savy: - En este momento creo que no debemos comparar un país con otro. Porque cada país ha estudiado su brote de diferente manera, y hacen falta denominadores comunes para poder comparar.

E.L.: -Hablamos además de casos confirmados, pero es muy probable que por cada caso confirmado haya por lo menos uno o dos que pasaron como gripes comunes y que no fueron estudiados. El mejor balance indirecto de que hay mayor número de casos que los confirmados, y que es lógico, es que hay un ausentismo escolar del 40% y un ausentismo laboral del 30%. También creo que en las próximas semanas, las vacaciones de invierno van a disminuir el número de casos; eso es algo que históricamente vemos con las infecciones respiratorias.

-¿El sistema sanitario puede enfrentar un aumento de casos?

E.L .: -Tenemos un sistema de salud que está preparado para las cosas habituales. Una pandemia es una cosa extraordinaria. El sistema sanitario del área metropolitana está respondiendo. La clave es que no haya un aumento muy notable de pacientes críticos, porque ahí el sistema es inelástico en cuanto a la terapia intensiva o intermedia.

-¿Las autoridades sanitarias actuaron hasta ahora como deberían haberlo hecho ?

E.L .: -Creo que las autoridades han actuado en muchas facetas adecuadamente frente a una enfermedad que se desconocía. Haber restringido las visitas a México y los controles en los aeropuertos me parecieron prudentes y lógicos, porque no estábamos preparados para recibir una pandemia.

Video

Creo que hay una segunda fase en la cual la sociedad tiene una parte de responsabilidad: a algunos individuos que vinieron de Orlando se les pidió aislamiento voluntario, pero no lo cumplieron. Tampoco esto se monitoreó, con lo cual fueron a trabajar y diseminaron el virus. No es un tema menor, porque si uno pudiera haber prolongado al máximo la etapa de contención, la cantidad de casos que viene después es menor.

H.L.: -Todos conocemos las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que dicen que no se restrinjan los viajes, que no cierren los colegios. Uno puede no compartir las medidas, pero debe comprenderlas en el sentido de que buscaron retrasar la propagación de la pandemia para darnos tiempo a estar en mejor posición para enfrentarla.

- ¿Habría que haber cerrado los colegios?

E.L.: -En su momento propusimos un cierre distrital o regional de los colegios: Conurbano y Capital en la zona norte, que es donde estaban empezando. El cierre por aula no tiene ningún sentido, porque el gran problema es que el cierre de los colegios no fue acompañado por otras medidas, de freno de la actividad gregaria. ¿Qué pasó? Los pibes se reunían en shoppings, a jugar partidos de fútbol, iban a bailar, con lo cual la etapa de contención no fue concreta.

- ¿Quiénes son hoy las personas más vulnerables?

H.L.: -Los grupos de riesgo son los mismos que para la gripe estacional, con algunas variantes. La tasa de ataque después de los 64 años es menor. Pero hay grupos de riesgo a los que hay que darles más importancia, como las embarazadas y los obesos.

Jorge San Juan: -Los casos de neumonía grave se han estado detectando en adultos jóvenes, de entre 15 y 50 años. Este es un grupo de riesgo que debe estar alerta como los grupos de riesgo habituales para la gripe estacional.

-¿Qué medidas de prevención han demostrado ser efectivas?

J.S.J.: -Lo fundamental es que si uno está enfermo, debe consultar al médico. Y aquel que está enfermo tiene que evitar ir al trabajo. Hay que lavarse las manos más, y si no se puede, porque uno está todo el día en la calle, llevar alcohol en gel. En cuanto al uso de barbijos en forma discriminada, no creo que sea una cosa que ayude. Creo que lo básico es evitar la aglomeración, evitar ir a donde no hay ventilación adecuada; ésas son condiciones básicas para evitar que contraigamos la enfermedad.

- ¿Los chicos que no están yendo al colegio y están sanos tienen que volver al colegio?

E.L .: -Los chicos tienen que ir al colegio, salvo que estén enfermos. Ahora, si después hay una decisión consensuada de cerrar los colegios o adelantar las vacaciones, no me parece que sea inadecuada, pero hay que plantearlo en su contexto. Hoy una familia no puede asumir que el chico no va al colegio por riesgo a enfermarse; puede enfermarse estando en el ámbito domiciliario.

-¿Habría que declarar la emergencia nacional?

H.L .: -La emergencia nacional, en la medida en que permite disponer de más recursos humanos, insumos y medicamentos, creo que puede ser útil y necesaria. La toma de otras medidas, que apuntan a cierres de establecimientos, creo que debe ser evaluada y consensuada.

J.S.J.: -Creo que esto es algo que tenemos que consensuar los expertos y ver las condiciones de las próximas dos semanas, que van a ser el pico de la enfermedad, y en ese momento ver qué hacemos para parar esto.

E.L.: -Creo que la emergencia nacional hay que declararla ayer, no tengo dudas. Permite una mayor flexibilidad de compra, una mayor capacidad de nombrar gente, de disponer de fondos. Creo que realmente habría que haberla declarado ayer. Esto no es un tema político, es un tema de salud pública. Con respecto a los cierres completos, creo que es una medida que vale la pena reflexionar y analizarla si el número de casos sigue aumentando. Vale la pena tener en cuenta la experiencia de México.

Todo sobre la gripe porcina

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.