Debuta el Metrobús en Juan B. Justo

Unirá Palermo y Liniers; el servicio será prestado por colectivos de las líneas 166 y 34, que pararán en 21 estaciones
Laura Rocha
(0)
29 de mayo de 2011  

El objetivo: agilizar el transporte público de pasajeros. El proyecto: instrumentar un sistema de colectivos articulados que circulen por carriles exclusivos. La apuesta: pertenece al gobierno porteño, que lanzará pasado mañana el Metrobús, que recorrerá la avenida Juan B. Justo entre Palermo y Liniers.

Contra el reloj se ultimaban ayer los detalles para dejar terminadas las 21 estaciones en las que se detendrán los colectivos. Por la tarde, decenas de operarios habían empezado a colocar los carteles interactivos que indicarán el tiempo entre unidad y unidad. Aunque no estarán en todas las estaciones en principio, ese servicio se extenderá a todo el sistema, indicaron en el gobierno.

El Metrobús absorberá el servicio de las líneas 166 y 34, que seguirán funcionando con la misma denominación. Aunque iban a unificar su color, no será en esta primera etapa, indicaron fuentes oficiales. Por el carril central también circularán y utilizarán las estaciones, según el tramo, las líneas 109, 110, 53, 172 y 99.

"Cada estación tiene espacio para los colectivos de las líneas 166 y 34, y, para el de la línea que se sume en cada tramo. El primer principio del sistema de Bus Rapid Transit (BRT, por sus siglas en inglés) que genera la diferencia es que será exclusivo para este tipo de transporte, sin ningún tipo de contaminación", sostuvo Guillermo Dietrich, subsecretario de Tránsito porteño.

En tanto, al resto del parque automotor le quedarán disponibles sólo dos carriles de ida y dos de vuelta en la avenida Juan B. Justo. "El nuevo sistema busca jerarquizar el sistema de colectivos, que tenga estaciones de calidad, con comodidad y seguridad. Y que el colectivo pueda circular a la velocidad que lo hace un subte, 24 kilómetros por hora", agregó el funcionario.

Jaime Lerner, arquitecto y ex alcalde de Curitiba que revolucionó al mundo con el sistema de BRT, define precisamente el sistema como un "subte en superficie".

Sin embargo, en la Capital, por el momento, no se instrumentará completamente como en esa ciudad brasileña. Allí, el boleto se paga antes de subir al colectivo a efectos de que sea como un subte. "Al principio, no va a funcionar así. Evaluamos la situación y determinamos que el sistema será prepago en las cabeceras [Pacífico y Liniers], en donde sube el 50 por ciento de los pasajeros. Cabe aclarar que en Curitiba el BRT hace 800.000 viajes por día; nosotros, en principio, haremos 50.000", dijo Dietrich.

Resistencia al cambio

"Los sistemas de transporte público de pasajeros generan cambios culturales importantes y a la vez mucha resistencia. Haremos como con las ciclovías protegidas y empezaremos de a poco", agregó.

Consultados vecinos de la zona por donde pasará el Metrobús, la mayoría fueron críticos. "Yo ya no uso Juan B. Justo. Llegar desde Liniers en hora pico es imposible; se circula a paso de hombre. Con esto nuevo va a ser peor", dijo Mauricio Garracino, remisero.

Fernando, dueño de una casa de quiniela en Juan B. Justo al 6000, no cree en la sustentabilidad del sistema: "Esto lo hace gente que no anda en la calle. Nos van a fundir. Encima a mí me pusieron un obrador en la puerta [por las obras del aliviador del arroyo Maldonado] y acá no entra nadie. Mientras, espero que me paguen el subsidio por inundación del año pasado".

DETALLES DEL NUEVO SISTEMA

  • Reducción del tiempo: las casi 100.000 personas que circulan por la avenida Juan B. Justo en transporte público reducirán su tiempo hasta un 40 por ciento y así ganarán 44 minutos por día, lo que equivale a una semana al año, según estudios oficiales.
  • Colectivos articulados: desde pasado mañana circularán 12 colectivos con fuelle. A fines de junio serán 20, según indicó el gobierno. Convivirán con los tradicionales. En la Aduana, se informó oficialmente, se produjo una demora en la entrega de los fuelles. Estaba previsto inaugurar el sistema el 15 de este mes.
  • Frecuencia: cuando funcione a pleno, la frecuencia entre colectivo y colectivo será de entre dos y dos minutos y medio.
  • Costo: se mantendrán las tarifas actuales y dependerán de la distancia que se recorra. El sistema prepago, en principio, funcionará en las cabeceras, que son utilizadas por el 50% de los pasajeros.
  • Carriles exclusivos: el sistema de Metrobús será operado por las líneas 166 y 34. Recorre 12,5 km, que serán compartidos sólo por otras cinco líneas de colectivos.
  • Emergencia: bomberos, ambulancias y patrulleros podrán circular por los carriles centrales exclusivos del Metrobús.
  • El Metrobús en el mundo: Alemania, Australia, Brasil, Canadá, Colombia, Corea del Sur, Ecuador, Estados Unidos, Ghana, Guatemala, India, Indonesia, México, Tailandia y Tanzania, entre otros, ya han instrumentado el sistema.
  • Proyecto oficial: el gobierno porteño comenzará con la puesta en marcha de unos 50.000 viajes, en esta primera etapa, pero el objetivo es ampliarlo a otras avenidas.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.