Decidió dejar el mandato familiar y cumplió su sueño; ahora la ventana de su oficina cambia todos los días