Decretan una zona de alto riesgo sanitario

Evitarían contagios de enfermedades
(0)
9 de mayo de 2003  

SANTA FE.- El Ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe declaró ayer zona de alto riesgo sanitario los barrios de esta ciudad capital que siguen inundados por el desborde del río Salado, al tiempo que les recomendó a todas aquellas personas no afectadas a las tareas de asistencia que no circulen por el área.

El ministro Fernando Bondesio firmó esa resolución de la cartera de Salud ante la grave situación epidemiológica originada por la gran inundación, con el fin de evitar la propagación de enfermedades transmitidas por las aguas estancadas y por el contagio de persona a persona. La medida se enmarca en la declaración del gobierno provincial del estado de emergencia.

En Buenos Aires, la Cámara de Diputados de la Nación convirtió en ley la declaración de zona de desastre por seis meses de los departamentos santafecinos inundados y autorizó el envío de 150 millones de pesos para afrontar las pérdidas provocadas por el agua y la reconstrucción de la ciudad.

A todo esto, la situación de los evacuados se mantenía igual a los días anteriores, con asistencia médica, psicológica y alimentaria, en 460 centros que los albergan y los servicios de luz, gas y teléfono cortados para el 25 por ciento de la ciudad.

Llegaron los especialistas

En tanto, el gobernador Carlos Reutemann se reunió ayer con dos diplomáticos especialistas en catástrofes de la embajada de los Estados Unidos, el segundo secretario de Asuntos Científicos y Medio Ambiente, Joseph Salazar, y el consultor Jorge Grande, para analizar la situación de la ciudad y junto a quienes recorrió en bote algunas zonas anegadas.

Según Reutemann, los diplomáticos felicitaron a la provincia por la forma en que enfrentó la catástrofe "teniendo en cuenta los medios de los que disponemos", agregó.

Además, el mandatario coincidió con el jefe de Defensa Civil provincial, Carlos D´Ambrosio, en que "falta poco para cerrar la brecha del terraplén de la zona oeste de la ciudad", que días atrás fue volado para permitir el escurrimiento de las aguas.

El funcionario aseguró que sólo restan rellenar 20 metros y que luego se podrá iniciar el desagote con bombas para liberar a los barrios que tiene agua estancada.

El gobierno puso en funcionamiento una unidad provincial de búsqueda de personas para poner en contacto a familiares dispersos en distintos centros de evacuados y hallar a aquellas personas que fueron reportadas como perdidas o desencontradas, de lo que se informa por separado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.