Defienden la oferta de sexo