Demanda a Turquía por la muerte de armenios

Investigan la suerte de una familia
(0)
4 de mayo de 2003  

A 88 años del comienzo del genocidio que se cobró la vida de un millón y medio de armenios a manos del Imperio Otomano, el juez federal Norberto Oyarbide hizo a lugar una demanda judicial presentada por el escribano Gregorio Hairabedian contra el Estado turco.

Oyarbide ordenó a la cancillería argentina solicitar a Turquía que informe qué suerte corrieron unos 50 familiares del escribano entre 1915 y 1923. Además, pidió a Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y el Vaticano que abrieran sus archivos sobre el primer intento de exterminio de un pueblo del siglo XX.

El 29 de diciembre de 2000, Hairabedian inició una demanda solicitando "esclarecer los hechos acaecidos, tipificantes del delito de genocidio, crimen de lesa humanidad". Obtuvo una resolución desfavorable, pero tras la apelación consiguió que la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal ordenara al juez de primera instancia una investigación sobre la suerte que corrieron los familiares.

A fines del siglo XIX, el Imperio Otomano fue perdiendo paulatinamente territorio europeo y buscó reforzar su presencia en Asia menor. Con ese fin, trazó el plan para reunir bajo un solo territorio un amplio cinturón imperial de pueblos de origen turco-mongol. Armenia, que desde 301 instauró el cristianismo como religión de Estado, constituía un obstáculo. El 24 de abril de 1915 fueron secuestrados y asesinados más de 600 intelectuales armenios. Fue el comienzo del genocidio.

"Por tratarse de un crimen de lesa humanidad, el Estado turco tiene la obligación de promover las investigaciones, aunque no sean los gobernantes actuales los responsables personales de su comisión, conforme las obligaciones asumidas en el artículo primero de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, del 9 de diciembre de 1948, de la que Turquía es parte", argumentó Hairabedian en su presentación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.