Demandados por el gobierno porteño, un grupo de vecinos no festejará la nueva estación de subte