Demuestran que el cerebro sigue procesando estímulos durante el sueño