Desalojaron parrillas ilegales

Se secuestró mercadería de locales que ocupaban las veredas
(0)
24 de mayo de 2003  

Los vendedores ilegales de choripán en Palermo debieron apagar ayer sus humeantes parrillas. En una jornada de operativos en la zona, la Secretaría de Gobierno y Control Comunal desmanteló cinco puestos instalados en Sarmiento y Avenida del Libertador, que ocupaban el espacio público con varias decenas de mesas. Asimismo, se incautó de alrededor de 550 artículos, entre ellos, 15 freezers que los vendedores ilegales guardaban detrás de la boletería donde se alquilan los botes para usarlos en más puestos durante el fin de semana.

Además, en distintos barrios se secuestró mercadería de comercios habilitados que invadían la vereda y dificultaban la circulación de los peatones. Esta situación fue denunciada por LA NACION en su edición del domingo último.

La Dirección General de Verificaciones y Control realizó un operativo en el barrio de Liniers, con el apoyo de la comisaría 44a. Se confiscaron 303 objetos, entre ellos, parrillas, pancheras, cajones, exhibidores, chapas, caballetes, sillas y sombrillas, de siete puestos de venta clandestina de choripán, ropa interior, frutas y verduras.

Según se informó, se labraron 21 actas de infracción a diferentes locales de la zona, por publicidad ilegal e invasión del espacio público.

También en las inmediaciones del Congreso de la Nación, los inspectores porteños, con el apoyo de la comisaría 6a., levantaron puestos ilegales.

Se realizó un procedimiento en la avenida Entre Ríos al 300, en el cual se decomisó mercadería de tres locales que invadían el espacio público. Se labraron actas de infracción y se secuestraron los estantes en los cuales se exhibía la mercadería. Además, se confiscaron 2643 elementos que usurpaban el espacio público.

La Unidad Polivalente de Inspección, con el apoyo de la comisaría 23a., fue la responsable de los operativos en zona de los lagos de Palermo, donde se secuestraron puestos ilegales de venta de alimentos.

Según se informó, se realizó una labor "cuasi detectivesca" tras las pistas de los vendedores de choripán, que, alertados de la llegada de los inspectores porteños, desmantelaron sus puestos en minutos.

Así, se halló que los vendedores utilizaban como depósito de mercadería y equipamiento la parte de atrás de las construcciones que se levantan en el parque.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.